De conductor del SITP a héroe anónimo: recuperó celular robado a una pasajera

Arriesgando su vida enfrentándose a los ladrones y sin importar que el bus iba lleno, Fernando Puentes Ramos decidió detenerse y perseguir a los delincuentes.

Alcaldía de Bogotá

Al margen de los hechos delincuenciales que a diario agobian a los bogotanos, se registran también hazañas esperanzadoras y situaciones extraordinarias que ponen de presente la solidaridad, fraternidad y apoyo que deben guiar a toda sociedad. Muestra de ello es lo que hizo un conductor del SITP que, en pleno trayecto, arriesgó su vida y se enfrentó a una pareja de delincuentes por recuperar un celular que minutos antes le había sido hurtado a una de sus pasajeras.

El protagonista de esta historia es Fernando Puentes Ramos, un hombre de 42 años quien desde hace dos es conductor del sistema. El pasado martes, sobre las 7:00 de la noche mientras se movilizaba a la altura de la Carrera 11 con Calle 67, en la localidad de Chapinero, su vehículo fue abordado por una pareja de delincuentes que, con cuchillo en mano, pretendía asaltar a los pasajeros.

“Me hizo la parada una pareja –un hombre y una mujer– y resultó que eran ladrones. Yo reaccioné tratando de cerrar la puerta, pues la muchacha se ubicó allí para obstaculizarla. En esas y ante mi reacción, el hombre le rapó el celular a una joven que iba en los primeros puestos y salieron a correr”, explica Fernando que, en un acto de auténtico heroísmo, detuvo el vehículo y sin importar que estuviera lleno, se bajó y se enfrentó a los ladrones.

“Puse el freno de seguridad, me bajé y salí a correr detrás del ladrón. Cuando logré neutralizarlo, lo enfrenté y le pedí que me diera el celular. No tuvo de otra y me lo entregó”, narra el conductor, cuya muestra de valor y coraje fue exaltada por el propio alcalde Enrique Peñalosa y puesta en conocimiento del sistema por la misma usuaria afectada quien, a través de las redes sociales y aún incrédula ante lo que pasó, aplaudió la hazaña.

“Estaba en el primer asiento e iba chateando en mi celular (descuido mío) cuando subió una pareja (…) me amenazan con hacerme daño y no dudé en soltarlo. Los desgraciados salen corriendo y el bus sigue estacionado. Cuando me doy cuenta, el conductor sale detrás de los ladrones. Yo quedé completamente en shock y unos minutos después llega el señor con mi celular y me lo devuelve”, aseguró la usuaria, quien resaltó el heroísmo del conductor.

“No puedo estar más que agradecida, no por el celular –que al fin y al cabo es algo material– sino porque el conductor perfectamente pudo haber ignorado la situación y continuar manejando. Al contrario, me mostró su solidaridad e hizo algo increíble (…) Sé que en Bogotá existen muchos problemas, sobre todo en la seguridad, pero gracias a Fernando por su solidaridad y por no permitir que los ladrones se salieran con suya”, agrega la joven.

Al preguntarle al conductor por las razones que lo motivaron no solo a detenerse e interrumpir su recorrido, sino a enfrentar a delincuentes que portaban armas, su respuesta es tan contundente como fraternal: “La muchacha necesitaba de mi ayuda y la ayudé. Uno no tiene que tenerle miedo a la muerte y no se puede vivir con limitaciones. Cuando ocurren estas cosas la gente nunca hace nada y hay que dejar de ser tan indiferentes”.