Débil “estampida” para revocar a Enrique Peñalosa

La primera concentración para tumbar al actual alcalde de Bogotá no tuvo una gran acogida. La lluvia afectó su desarrollo.

Andrés Torres - El Espectador.

“Para tumbar al alcalde necesitamos algo más que el apoyo de la izquierda”, dijo con megáfono en mano Leonardo Puentes, promotor de la revocatoria del alcalde Enrique Peñalosa. Esta jornada —denominada “La estampida”— se extendió hoy desde el Parque Nacional hasta el Parque de la 93 y es la primera de las cuatro que se planean para este año. Ninguna tendrá como destino la Plaza de Bolívar, ya que, según Puentes, el verdadero poder no está en el Congreso sino en el norte de la ciudad.

No fue una concentración multitudinaria. Tampoco movilizó diferentes sectores, como esperaban sus promotores. Las banderas que se ondearon fueron las esperadas: la Unión Patriótica, el Congreso de los Pueblos y las Juventudes Comunistas (Juco).

Al frente del monumento a Rafael Uribe Uribe, en el corazón del Parque Nacional, se arremolinó el primer grupo de la marcha. Buena parte de ellos eran estudiantes, también se vieron a unos cuantos pensionados. “Por amor a Bogotá revoquemos a Peñalosa”, decían las camisetas y los pendones. En medio de vientos helados, un grupo con acordeón y tambores y saxo intentó prender el ambiente, pero no había gente suficiente para armar el carnaval.

Puentes —compositor musical de 36 años— dice que los de su generación ya no son niños y que conocen los mecanismos de participación ciudadanos para dar el golpe. La idea es que esas marchas enciendan la chispa de inconformidad para que, a principios del próximo año, se recojan las firmas suficientes (unas 350.000) para realizar un referendo que defina el futuro del alcalde. Los promotores, sin embargo, buscan el triple de esa cifra: saben que la nulidad de firmas es uno de los motivos por los que nunca ha prosperado un proceso de revocatoria en el país. Es más, durante la primera administración de Peñalosa ( 1998- 2000) hubo un intento de revocatoria que se cayó por esa razón.

Peñalosa tiene a su favor que, como sólo lleva seis meses de mandato, le queda tiempo para ejecutar sus propuestas y fortalecer su imagen.
La reciente intervención en el Bronx, por ejemplo, podría beneficiar a su gobierno, aunque el mandatario dice no estar preocupado por las encuestas que no le favorecen ni por el rótulo de “impopular”.

“Los políticos pueden acercarse a esta iniciativa, pero no hay ningún político detrás de esto”, sostiene Puentes, quien impulsó en el mandato pasado la campaña “Petro no se va”, promovida en contra de la revocatoria del exalcalde . Lo importante para él es que tanto partidos políticos como la gente desarmen su coraza ideológica. “Si Pacho Santos quiere revocar a Peñalosa, está bienvenido. El senador Armando Bennedeti también, tenemos una cita pendiente con él”.

Diez minutos después de que inició la movilización, se largó la lluvia. La masa rápidamente se dispersó y en la Plaza de Lourdes, uno de los puntos de parada, la cantidad de manifestantes se redujo. No llegaron a ocupar la mitad del espacio.  Algunos viejos que acompañaron la movilización, no obstante, llegaron hasta el final.

Uno de ellos fue Henry Corredor, un biólogo de 70 años. “Peñalosa desconoce lo que es un proceso de investigación, se atrevió a tomar la decisión de urbanizar la Reserva Thomas van der Hammen sin considerar todo el trabajo que hicimos. En el 86, participé en unas investigaciones de la reserva: hicimos todo el inventario de biodiversidad, evaluamos los suelos y la recuperación de algunas zonas. A él no le importa el conocimiento”. El alcalde, por su parte, defiende la urbanización de esa reserva porque considera fundamentales los predios para la expansión de la ciudad.

Teresa Esguerra, también septuagenaria, dice que está en las calles para pelear por el horizonte de sus nietos. Desde sus años de estudiante en la Universidad Javeriana, cuando fue compañera del político y guerrillero Carlos Pizarro, sale a marchar. “Lo mismo que hizo Peñalosa con la calle del Cartucho, en su anterior mandato, lo repitió esta vez con el Bronx. No hay salidas para el habitante de calle. A ese hombre sólo le interesa su ego”, dice refiréndose al reciente operativo en ese sector, que fue calificado como un gran bofetón al microtráfico en la ciudad.

Temas relacionados