Declaran desierta la licitación de bicicletas públicas

La Secretaría Distrital de Movilidad rechazó las dos propuestas que había, debido a que ninguna cumplió con las reglas que establecía el pliego.

El proceso para que la ciudad tenga su primer esquema de bicicletas públicas fue declarado desierto por la Secretaría de Movilidad, tal como lo había contado El Espectador. La entidad rechazó las dos propuestas que había: las de las uniones temporales BICIBOGOTA y BICICLETAS SEGURAS PARA BOGOTÁ.

Según la Secretaría el rechazo de las propuestas se debió a que ninguno de los proponentes cumplió “con las reglas establecidas en el pliego y en la normatividad que regula la contratación estatal”.

“Es importante dejar claridad sobre el hecho que en un proceso licitatorio y más uno de la envergadura que este implicaba, se hace fundamental las revisiones permanentes de los documentos que sustentan las propuestas y de igual forma el análisis y respuestas a las observaciones presentadas en cualquier momento del proceso antes de la adjudicación del mismo y de este análisis pueden derivar situaciones como las presentadas de rechazo de propuestas”.

Los oferentes tienen 10 días hábiles para presentar sus recursos frente a la decisión, siguiendo el debido proceso.

Más allá de los líos jurídicos de la licitación, ¿Qué alternativas le quedan a la ciudad para tener sus sistema?

Ahora que fracasó esta primera licitación lo triste es que un proyecto que traería muchos beneficios para la ciudad podría terminar desarrollándose sin las condiciones con las que se piensan los verdaderos sistemas de bicicletas públicas en otras ciudades.

Una de las alternativas que tiene el Distrito es recibir propuestas de Asociación Público Privada (APP) que, para quienes conocen los temas de contratos para bicicletas, no resulta una idea descabellada teniendo en cuenta que la participación privada reduce los gastos del gobierno.

Un rumor que ha rondado la licitación de las bicicletas públicas por estos días es que el alcalde Gustavo Petro dijo en una reunión del sector movilidad que: o sacaban rápido ese contrato, o trasladaban esa plata al Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) para que fortaleciera lo que ha hecho hasta el momento con el programa Bicicorredores. Lo que el Distrito previó en el presupuesto de 2015 para el sistema de bicicletas fueron $4.255 millones.

Lo que muchos temen es que de pasar el dinero al IDRD se termine implementando un esquema de bicicletas que no es tan interesante como se esperaría, sino algo muy básico. Nadie pone en duda que los Bicicorredores han sido un buen servicio para los ciudadanos para acercarlos en trayectos cortos hasta otros medios de transporte, como en el caso de la carrera Séptima peatonalizada, donde se pusieron a disposición las bicicletas para que la gente pudiera acercarse hasta la Plaza de Bolívar o la calle 19. Pero este modelo fue pensado más con razones de tipo recreacional. La idea con los sistemas de bicicletas públicas es que tengan una operación mucho mayor, de manera que cualquiera pueda usarlo como su opción de transporte público y pueda mejorar la movilidad en la ciudad.