Defensoría de Espacio Público explica contrato de Eucol

La entidad asegura que con la modificación hecha al contrato, para la compra y mantenimiento de los paraderos de la ciudad, mejoró algunas condiciones en las ganancias del Distrito.

Luego de que el concejal Carlos Vicente de Roux hubiera hecho una fuerte crítica a las extensiones de contratos que ha hecho el Distrito en temas de movilidad, la Defensoría del Espacio Público se defendió por los cuestionamientos a la modificación hecha al acuerdo para los paraderos de la ciudad.
El contrato con la firma Eucol para proveer y mantener los paraderos de la ciudad desde 2001 terminaba el año pasado. Sin embargo, la Defensoría del Espacio Público hizo una modificación al acuerdo y lo extendió hasta 2019.

Sin embargo, el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público, dijo que hablar de una prorroga en un contrato implica que este se dé bajo las mismas condiciones en las que se pactó inicialmente, pero que al hacer una modificación bilateral se pueden hacer cambios a las condiciones iniciales, de acuerdo a las necesidades de la ciudad.

El Dadep asegura que en el caso de la concesión de Eucol, se adicionaron 500 paraderos tipo M-10 (aquellos que tienen techo y banca) y 5.520 señales tipo bandera. “Es importante aclarar que esta modificación se da por la inminente necesidad de garantizar la prestación del Servicio Integrado de Transporte Público (SITP), pues sin paraderos ni señales los usuarios no comprenderían el sistema y no podrían acceder al servicio, esperar o salir de este adecuadamente”.

La explicación del Dadep se debe a que el concejal De Roux dijo la semana pasada que “lo obvio hubiera sido licitar de nuevo la concesión a su vencimiento, y aumentar radicalmente la participación de la ciudad en los ingresos por publicidad. En vez de eso se prorrogó el contrato por 6 años, lo que le generará como mínimo $200.000 millones a la concesionaria. La ciudad percibirá ahora no el 7% sino el 11.5% de los ingresos, un incremento escuálido frente a lo que hubiera obtenido en la puja de una nueva licitación”. En estas palabras resume de Roux la forma en que la ciudad resultó perjudicada con la extensión al contrato de Eucol.

¿Por qué no hubo una licitación? El Dadep señala que el 28 de diciembre de 2011 la Secretaría de Movilidad contrató una consultoría para establecer los pliegos de esa licitación, pero la empresa responsable de los cálculos entregó al Dadep el resultado definitivo para revisión el 14 de enero de 2013, cuando faltaba un mes y cuatro días para que terminara la Concesión de Eucol. Así, que, seún la entidad, “fue necesario realizar la modificación y evitar correr el riesgo de no prestar el servicio de paraderos a la ciudad”.

¿Cuáles beneficios señala el Dadep?

La entidad dice que con la modificación del contrato se pasó de una regalía inicial de $1.250 millones al año a una regalía fija de $3.400 millones al año.

Además, si el concesionario gana más de $24.200 millones al año por ventas de publicidad, el Distrito recibirá una regalía variable del 15% de las ventas brutas.

También señala la entidad que la ciudad ahora tiene derecho a recibir 15% de caras publicitarias para utilizar con información de los proyectos del Distrito.

 

Temas relacionados