Deprimido de la 94 no pasa primera revisión de Codensa para activar bombeo automático

Luego de una revisión, la empresa de energía Codensa decidió no recibir la obra porque faltan algunos requerimientos técnicos y trámites que garantizarán el correcto funcionamiento de la red eléctrica. Aseguró que le brindará todo el apoyo al IDU y al contratista.

Las bombas automáticas que evitarán que el Deprimido de la 94 se vuelva a inundar como el pasado 14 de mayo aún no funcionarán de manera autónoma como lo informó el Distrito. La empresa de energía Codensa realizó una visita al paso a desnivel para habilitar la conexión correspondiente, pero la falta de una serie de requisitos la obligó a no recibir la obra. (Lea aquí: Se inundó el deprimido de la 94 con NQS en Bogotá)

La compañía indicó que durante la visita se evidenció la falta de algunos requerimientos que son obligatorios para garantizar el correcto funcionamiento de la red eléctrica del deprimido y la seguridad de los usuarios y trabajadores de las obras complementarias.

La primera condición con la que debe cumplir el contratista de la obra para que Codensa le distribuya energía al deprimido es el Certificado RETIE, un requisito obligatorio que da constancia de que las obras eléctricas y los materiales utilizados cumplen con la calidad que exige el Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas del Ministerio de Minas y Energía, así como con lo establecido en el Código Eléctrico colombiano.

“Las demás condiciones corresponden a la falta de cerramiento de seguridad de la subestación eléctrica, y la aclaración de la utilización de algunos elementos diferentes a los especificados en el proyecto eléctrico que fue inicialmente aprobado”, informó Codensa.

A pesar de no recibir la obra en esta visita, la compañía de energía anunció su apoyo al Distrito y al contratista para el cumplimiento de las condiciones que permitirán tener todas las garantías necesarias para la operación de las instalaciones eléctricas.

El IDU había informado que esperaba que este 21 de mayo las bombas automáticas estuvieran en funcionamiento, sin embargo, con los requerimientos exigidos por Codensa, aún no se establece una nueva fecha. Por lo pronto, las bombas que garantizan que el Deprimido de la 94 no se inunde continuará siendo responsabilidad del contratista.

Hay que recordar que, según reveló la Alcaldía de Bogotá en su momento, la inundación de este paso a desnivel fue culpa de un error humano. La persona encargada de encender manualmente las bombas abandonó su sitio de trabajo por una emergencia personal, y nadie lo reemplazó en su labor.