Desarticulan banda en Bogotá dedicada al hurto de equipos de comunicación y redes externas

Se trata de 'Los Daewoo', quienes usando uniformes similares a los de empresas de telefonía, televisión e internet, sustraían de ductos subterráneos equipos avaluados en más de $30 millones.

Tras seguirles la pista por al menos seis meses, las autoridades de Bogotá lograron desarticular en las últimas horas una banda delincuencial dedicada al hurto de costosos equipos y redes externas de telefonía, televisión e internet, los cuales eran revendidos a compañías ilegales que prestan el mismo servicio de forma irregular.

De acuerdo con la Policía se trata de la banda de 'Los Daewoo', una organización conformada por cuatro sujetos que –usando prendas de vestir semejantes a las de las empresas para no levantar sospechas– se dedicaban a sustraer de ductos subterráneos equipos y redes avaluados en más de $30 millones.

Según el teniente coronel Douglas Restrepo, jefe de la Sijin en la ciudad, ‘Los Daewoo’ operaban en las localidades de Suba, Chapinero y Usaquén, donde se habían convertido en un verdadero dolor de cabeza para las empresas legales de televisión, telefonía e internet, ya que cada uno de sus golpes entorpecía el suministro de estos servicios. (Lea: Así operaban 'Los Daewoo', criminales que tenían azotadas a empresas de comunicación en Bogotá)

“Uno de los sujetos, apodado 'deditos', a pesar de tener una deformidad en sus manos, era quien de manera ágil sustraía los aparatos de los ductos subterráneos. Era experto en desconectar y sacar los aparatos, que luego entregaba a alias ‘Miriam’, una mujer de la tercera edad quien junto a otras dos personas (alias ‘El Pelón’ y ‘Andrea’) los revendían a empresas que se dedican a la transmisión de televisión de forma ilegal”, explicó el uniformado.

Reportes de la Policía indican que sobre esta banda pesan al menos 12 denuncias, cuyos golpes sumarían en total al menos $360 millones representados en pérdidas para las empresas de telefonía y televisión que operan legalmente en la capital.

Incluso, las autoridades no descartan que estos equipos estuvieran siendo comercializados en países como Ecuador, Argentina o México, por lo que la Policía avanza desde ya en las indagaciones de forma coordinada con las autoridades de esas naciones.