Deuda de las EPS, en manos del Gobierno

El Secretario Distrital de Salud lidera una coalición con sus pares en otras regiones para que el Ministerio de Salud asuma los 4 billones que le deben las EPS a los hospitales del país. En Bogotá, la administración se resiste a pagar una deuda de 350 mil millones con los $700.000 millones liberados por la Nación a través de la cuenta maestra.

Aldo Cadena y Alejandro Gaviria. /Archivo

El tercer Encuentro Nacional de Secretarios de salud y Gerentes de hospitales públicos, que empieza hoy en Bogotá, ha sido escogido por Aldo Cadena, actual secretario de salud de la ciudad, como escenario para presionar al gobierno nacional para que se haga cargo de la deuda que tienen las EPS (Entidades Promotoras de Salud) con los 22 hospitales distritales (que asciende a $350 mil millones): "Ellos crearon este sistema a través de la ley 100. Debieron prever lo que iba a pasar. Sería una indolencia monstruosa que ahora dijeran "qué pena, como las EPS están quebradas, mueren los hospitales públicos y mueren los usuarios"". Según la Secretaría, 14 hospitales públicos podrían cerrar sus puertas en noviembre de este año por falta de presupuesto: "Vamos a movilizarnos con los gerentes y otros secretarios para evitar el cierre de los hospitales. La EPS le deben $4 millones a los hospitales públicos del país".

¿Cómo evitar el cierre de los hospitales? "Solicitándole al gobierno que asuma la deuda de $4 billones que tienen las EPS con los hospitales públicos del país", responde el secretario de salud de Bogotá. Sin embargo, llama la atención que la Secretaría de Salud no utilice los $750 mil millones de las cuentas maestras (recursos del régimen subsidiado), que durante más de un año estuvieron retenidos por la Nación, para el saneamiento de las finanzas de los hospitales públicos: "Si hacemos eso estaríamos solucionándole el problema a las EPS, que fueron quienes se robaron la plata. Antes el Distrito le pagaba estas deudas. Ahora no hay en el Distrito voluntad para alcahuetear. Lo que estamos haciendo es declarar esta alerta temprana para que el gobierno tome las medidas desde ya, y no diga luego que el colapso llegó sorpresivamente".

De hecho, según Cadena, los hospitales de Suba, San Blas, Meissen, El Tunal y Simón Bolívar se quedaron sin presupuesto el mes pasado. En septiembre, por ejemplo, el Hospital de Suba cerró temporalmente los servicios de diálisis, cardiología, anestesia y nefrología. Los recursos de las cuentas maestras solamente serán utilizados para la infraestructura y la dotación de hospitales: "Desde hace 20 años no se construyen hospitales en el país. Estamos con equipos muy obsoletos. Con esos recursos vamos a construir tres torres: una en el Simón Bolívar, otra en el Tintal y otra en el Tunal".

La Secretaría de Salud ha evitado el cierre de los cinco hospitales que están al borde de la quiebra utilizando recursos del Distrito. "La solución inmediata es que el Gobierno Nacional nos pague ya y así lo ponemos a funcionar. Ahora no hay liquidez porque los servicios que prestan los hospitales no los están pagando las EPS. En la mayoría de los casos los hospitales recaudan solamente el 60% de lo que deberían pagar las EPS", dice Cadena. La posibilidad de que las EPS asuman la deuda con el Distrito es muy lejana. Humana Vivir, por ejemplo, está en proceso de liquidación y le debe a la red pública hospitalaria $97 mil millones.

En la misma situación está Solsalud, que adeuda $53mil millones. "Para los casos de liquidación hay que esperar a que se remate y eso puede demorarse más de dos años. En este momento hay angustia porque a corto plazo no pueden llegar recursos. Caprecom, que ni siquiera se ha liquidado, debe $80 mil millones".

Al cierre de esta edición, el Ministerio de Salud había preferido guardar silencio ante las declaraciones de Cadena: "Esperaremos la propuesta oficial de los secretarios de salud y de los gerentes de los hospitales públicos en Bogotá", señaló una fuente de la entidad.

En todo caso, la decisión del Distrito no tiene reversa. La Secretaría de Salud ya abrió licitaciones para las obras que serán financiadas con los recursos provenientes de las cuentas maestras. En 2013, por ejemplo, están comprometidos $83.313.275 millones para la modernización de infraestructura en salud. En 2014 se tienen presupuestados $110.071.763 millones que vienen del mismo fondo. Estos recursos, en teoría, se verán materializados en obras como la construcción de una ciudadela de la salud mental en Usme; un hospital de tercer nivel en Bosa; una unidad especializada en oncología en el Hospital de Kennedy; otra especializada en trasplantes, toxicología, tórax y corazón en el Hospital Santa Clara y en la creación de una unidad con énfasis en pediatría para el Hospital Tintal. Estas obras, sin embargo, deben contar con la aprobación del Ministerio de Salud.