Día decisivo para sacar de la quiebra a Coobus, empresa del SITP

Este viernes se decidirá si se inyectan recursos para sacar de la crisis a este operador.

Archivo El Espectador

Este 8 de mayo es un día clave para salvar a Coobus, una de las nueve empresas que hacen parte del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). Se espera que este viernes los dueños de buses de esta compañía decidan si aceptan o no inyectar recursos para sacar de la quiebra a este consorcio y así aprobar el plan de salvamento de la Superintendencia de Puertos y Transportes.

El alcalde Gustavo Petro se refirió al respecto y dijo que en caso de que los dueños de los automotores acepten el plan “comenzaría una aprobación del SITP que beneficiaría a 3.100 propietarios de buses”.

Uno de los retos más importantes para que Bogotá tenga completo su Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) es resolver el futuro de dos empresas que empezaron a operar en este nuevo esquema prácticamente en la quiebra: Egobús y Coobús. Parece que por fin se va definiendo el plan para hacerlo. En los últimos días fue aprobado una especie de salvavidas para Egobús que permitiría que haya más buses cubriendo las rutas de Perdomo y Suba Centro, donde los ciudadanos han tenido problemas por la falta de rutas de esa operadora.

El salvavidas fue aprobado por la asamblea de Egobús, a pesar del desacuerdo de la mayoría de propietarios de buses tradicionales que hacen parte de la operadora. Había sido propuesto por la empresa Transmilenio, a petición de la Superintendencia de Puertos y Transporte, y uno de sus principales puntos es que se crearía una especie de empresa que controle el manejo financiero y administrativo de Egobús por un tiempo para garantizar que la operadora salga de la crisis. Esa figura se llama vehículo de propósito especial y se encargaría de invertir más de $255.000 millones.

Otro de los puntos previstos en el plan de salvamento es que los propietarios de los buses tradicionales que están en Egobús deberán hacer un aporte de casi el 35% para capitalizar la empresa por dos años.

Por ahora sigue en veremos el futuro de Coobús, la otra empresa que agrupa a propietarios tradicionales y también está en crisis financiera. Debería tener 759 buses, de los cuales apenas están rodando 102 en la zona de Fontibón, donde los ciudadanos han hecho protestas por la falta de rutas para transportarse.