Diagnóstico del hambre

Con más de ocho millones de habitantes, una de las mayores preocupaciones del sector público y académico es cómo garantizar que Bogotá esté blindada en cuanto a de seguridad alimentaria.

Los últimos diagnósticos de las secretarías de Desarrollo Económico e Integración Social, del año 2011, dicen que el 6,5% de los bogotanos (cerca de 500.000 personas) sufren inseguridad alimentaria severa o moderada.

En septiembre de este año, según reveló el director de estudios socioeconómicos de la Secretaría de Desarrollo, Manuel Riaño, se conocerán los resultados de una nueva encuesta que será ejecutada por el DANE y que actualizará el diagnóstico de 2011.

La promesa del plan de desarrollo del Distrito es que, para diciembre de 2015, ese porcentaje llegue al 5%. Para ello, Integración tiene programas como los comedores comunitarios y el subsidio de alimentación Mi Vital.

Sin embargo, una de las apuestas del Distrito para mitigar la inseguridad alimentaria está en modificar la forma de abastecimiento y comercialización de víveres.

Hoy no hay claridad sobre la procedencia de los alimentos que comen los bogotanos y, por lo tanto, no se puede diseñar un plan de compras en las regiones. No obstante, el Ministerio de Transporte publicará en los próximos días un informe sobre la ruta de la comida que llega a la capital.

Para el próximo 19 de marzo, Foros El Espectador ha citado a varios académicos y servidores públicos internacionales para discutir cómo se pueden relacionar los consumidores de las ciudades y los productores que están en el campo.

Temas relacionados