La difícil situación de la Clínica Jorge Piñeros Corpas

La personería distrital alertó que en centro médico aparte de que no cuenta con la infraestructura adecuada hay retrasos en el servicio y en el pago a funcionarios.

Ascensores dañados, hacinamiento y falta de personal médico e insumos, entre otros fueron los hallazgos que hizo la Personería de Bogotá en una visita realizada a la Clínica Jorge Piñeros Corpas a donde se dirigía Rubiela Chivará, quien murió el pasado miércoles en la Autopista Norte.

De acuerdo con la Personería, la situación que atraviesa la Clínica es alarmante debido a que además de las malas condiciones en que se encuentra estructuralmente, se le suma el nivel de hacinamiento y el tiempo de espera para la atención en urgencias que sobrepasa las cuatro horas.

En el lugar hacen falta medicamentos e insumos de uso diario como guantes y toallas de papel. Cuatro de los cuatro quirófanos permanecen sellados desde agosto de 2015 luego que la Secretaría de Salud considerara que no contaban con los requisitos para su funcionamiento. Mientras que el ascensor, por el que fue cancelada la cirugía de Chivará, llevaba fallando desde hace cuatro años y dejó de funcionar desde el pasado 6 de enero, por lo que los funcionarios deben hacer uso del ascensor de carga que también funciona con problemas.

En cuanto al aseo, la Personería llamó la atención de las condiciones de los baños que en “la gran mayoría están sucios”, y en el deterioro del área de urgencias, donde hay un daño severo.

La insatisfacción de los pacientes se evidencia en el desorden y la atención “poco humana” brindada en la clínica, que la Personería considera una de las consecuencias generadas por la demora en los pagos, el alto número de renuncias y sobrecarga de trabajo que impide el “sentido de pertenencia y cuidado en la atención de los pacientes”. 

Por su parte el personero de Bogotá, Ricardo María Cañón, en entrevista con Blu Radio pidió al distrito tomar medidas frente al caso de la Clínica. “Desde el sector público las entidades que tienen el control de funcionamiento de estas instituciones privadas que presentan servicio de salud, como la Secretaría de Salud, como eventualmente los organismos que cuidan el riesgo, si es que presenta riesgo esta infraestructura, tienen que pronunciarse y pronunciarse de manera rápida y eficiente”.

Temas relacionados