Distrito contratará consultoría por $1.700 millones para estructurar primera línea del metro

El Distrito prevé que con base en este estudio, en el primer semestre de 2017 se haga la apertura del proceso de licitación.

La primera línea del Metro será elevada y alta (entre 8 y 12 metros). Sobre sus vías rodarán trenes de seis vagones y 142 metros de largo, con capacidad de hasta dos mil personas. /Alcaldía de Bogotá

La Administración Distrital, a través de la Financiera de Desarrollo Nacional, anunció este jueves que contratará una consultora internacional por valor de $1.700 millones para ajustar el proyecto de la primera línea del metro no solo a las políticas de movilidad del alcalde Enrique Peñalosa, sino a la actual coyuntura económica por cuenta de la devaluación del peso frente al dólar.

La encargada de este estudio será la compañía francesa SYSTRA, subsidiaria del Metro de París, que entre otras, comparará los costos y beneficios de varias alternativas para el trazado del tramo oriental del metro, así como diferentes puntos y modalidades de integración con Transmilenio, todas ceñidas a la disponibilidad presupuestal determinada por la Nación y el Distrito.

De acuerdo con Clemente del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional –entidad encargada por el Distrito para adelantar el proceso de estructuración técnica, financiera y jurídica de la primera línea del metro– este estudio permitirá viabilizar la ejecución de un primer tramo para que sea funcional y operativo y se complemente con otros modos de transporte.

“Se valorará el impacto urbanístico, paisajístico, predial y ambiental de los futuros tramos elevados del metro y se analizará la mejor solución para las estaciones, basados en la experiencia internacional. Entendemos la necesidad del proyecto para la ciudad y somos conscientes de la importancia que tiene en la actual coyuntura buscar alternativas en las que se optimicen las inversiones”, aseguró Del Valle.

Según el Distrito, con base en la información de la consultoría –que se entregará por fases, la primera de ellas en junio y la última en septiembre– se orientarán las decisiones para proceder con la elaboración de los diseños finales que serán la base para el proceso de licitación del proyecto, previsto para iniciar en el primer semestre del 2017.

Con la contratación de SYSTRA, la Financiera de Desarrollo –manifestó la Administración– avanza en el proceso que busca el mejor uso de los estudios realizados en años recientes, incluyendo el de ‘ingeniería de valor’, adelantado en 2015, que entregó recomendaciones para reducir costos del proyecto, cómo hacer trayectos elevados y reducir el número de estaciones, entre otras.

Sobre la empresa seleccionada, Andrés Escobar, gerente de la Empresa Metro, resaltó que la Financiera por solicitud del Distrito, adelantó un proceso de selección en el cual se evaluó la experiencia y credenciales de los participantes.

“La empresa escogida resultó la más idónea para adelantar este estudio por cuenta de su amplia experiencia, representada en el diseño de más de 60 sistemas de transporte público, así como su planteamiento en torno a las formas de mejorar la experiencia del usuario mediante estaciones urbanísticas y con integración intermodal física, no solo tarifaria”, indicó el funcionario.

El Distrito anunció además que avanza en otras dos actividades relativas al tramo sur, el que va del río Bogotá a los cerros orientales, y que ya está definido. Se trata del traslado anticipado de redes y la identificación predial para las estaciones.

Estos estudios hacen parte del trabajo previo que tendrá que adelantar la administración de Enrique Peñalosa antes de abrir el proceso de licitación de la primera línea del metro, luego de que se decidió apostarle a una estructura elevada y no a una subterránea, como se planteó en los estudios realizados durante el gobierno anterior y algunos de los cuales no fueron desechados del todo por el Distrito, pues sirvieron como base para establecer el trazado de la primera línea.

Según proyecta la Alcaldía de Bogotá, la primera línea del metro será elevada y alta (entre 8 y 12 metros). Esto, con el objetivo de que se maximice la iluminación natural sobre el espacio público, que constaría de andenes, zonas verdes y parques. Las estaciones del Metro constarán de elementos como las taquillas, circulaciones, escaleras, ascensores, comercio, locales de comidas, bancos, baños, primeros auxilios y biciparqueaderos. Según los estudios existentes, sobre las vías del Metro –que será 100% eléctrico- rodarán trenes de seis vagones y 142 metros de largo; la capacidad de cada uno será de hasta dos mil personas.