Distrito estudia extender horario de rumba hasta las seis de la mañana

La Secretaría de Gobierno asegura que la propuesta está siendo concertada con propietarios y residentes. En “cuadra alegre” se realizará el plan piloto.

El Distrito tiene listo un plan piloto para que los bares ubicados en la Avenida Primero de Mayo (también conocida como “cuadra alegre”) funcionen hasta las seis de la mañana. El secretario de gobierno, Guillermo Alfonso Jaramillo, anunció esta tarde que la propuesta está siendo estudiada por el alcalde Gustavo Petro y que será concertada con los propietarios de los establecimientos y los residentes.

El anuncio de Jaramillo llega 11 días después de que seis personas perdieron la vida en un ‘amanecedero’ ilegal ubicado en la Avenida Primero de Mayo con Caracas. Este caso puso en el ojo del huracán a las autoridades distritales y a la Policía: se ha cuestionado la ausencia de control por parte de las alcaldías locales en estos establecimientos y la Policía ha sido acusada de permitir el funcionamiento de estos locales y de intervenir de forma inadecuada cuando se presenta algún tipo de inconveniente en estos lugares. De hecho, la Fiscalía determinará en estos días si tres agentes de la Policía tienen algún tipo de responsabilidad en la tragedia que se presentó en el bar de la Primera de Mayo.

Jaramillo aceptó que por episodios como este la ciudad necesita una nueva reglamentación en relación a los bares: “Bogotá es una ciudad 24 horas y primero está la educación que el castigo. La idea es que la gente pueda tener una rumba hasta las seis de la mañana y una zona podría ser ‘cuadra alegre’. Podemos mirar esto como un laboratorio para que tengamos unos sitios en donde podamos permitirle a la gente la diversión y así no tengamos una situación que es recurrente: cuando se cierran establecimientos las personas se encierran en trampas mortales como los clubes y los sindicatos”. Eso sí, Jaramillo es enfático en que si aumentan las riñas “tocaría poner otravez la ley zanahoria. El alcalde siempre ha querido que haya mayor libertad pero tiene que haber una conducta ciudadana. Los propietarios también deben cumplir con las normas de ruido y con todos los requisitos de seguridad industrial”.

El anuncio de Jaramillo también se da en momentos en que está a punto de perder vigencia el decreto 330 de agosto de 2013, que restringe la venta de licor en determinadas UPZ de seis localidades. Aún no se conoce la fecha determinada en la que comenzaría a regir la nueva medida para los bares de la ciudad. Lo cierto, como lo ha explicado el secretario de Gobierno, es que en “cuadra alegre” se aplicará el plan piloto. Esto iría acompañado de un aumento en el pie de fuerza para evitar robos con modalidades como el paseo millonario.

Para el concejal Juan Carlos Flórez, esta medida puede ser un arma de doble filo: “La última encuesta de convivencia advierte sobre un deterioro muy grave en la convivencia de Bogotá. Hay un incremento en las riñas. Me parece una irresponsabilidad ampliar los horarios. Es más fácil ser lesionado en una riña que en un atraco. Las medidas complementarias deben implementar una corresponsabilidad de los rumbeaderos con normas de convivencia. Es necesario crear normas para el porte de armas blancas que son las más implicadas en riñas y lesiones.”

Luis Fernando Escobar, alcalde de Kennedy, considera que la medida puede funcionar si es “ejecutada de la manera correcta. Es una apuesta interesante en términos de construcción de escenarios seguros. Tenemos que dejar de hacerle el negocio a las mafias de los amanecederos y los clubes nocturnos, que lo único que quieren es hacerle frente a las normas y estar fuera del horario permitido. Eso requiere de una acción integral, no solo de seguridad y movilidad, sino de control para la contaminación ambiental e intervenciones de salud pública. No queremos que la gente salga más intoxicada a las 5 a.m".