Distrito llegó a acuerdo con estudiantes y padres del INEM de Kennedy

Tras cumplirse dos días del plantón, las partes acordaron la reubicación de los estudiantes de tercero, cuarto y quinto de primaria. Secretaría hará proceso de restitución en el colegio en el segundo semestre de 2019.

Personería de Bogotá

A un acuerdo llegaron este jueves los padres y estudiantes del colegio INEM de Kennedy y la Secretaría de Educación, al cumplirse dos días del plantón que organizaron en la entrada de la institución y que impidió la realización de las clases. 

Lea: La tormenta que afecta el INEM de Kennedy en Bogotá

La motivación de la manifestación fueron las condiciones de uno de los edificios más antiguos del colegio donde reciben clases los estudiantes de tercero, cuarto y quinto de primaria y que presenta graves fallas arquitectónicas, como de mantenimiento.

En medio de las mesas de diálogo que entablaron junto a la Personería Distrital, determinaron esperar a que se realicen la visita de la comisión de estudio al edificio, para realizar la reubicación inmediata de los todos los estudiantes que reciben clase allí. Esto se realizaría antes del próximo lunes. 

Además se acordó que no se tomarán represalias contra los participantes del platón, como se le permitirá a los padres integrar una veeduría de la institución. Por su parte, los estudiantes se comprometieron a adelantar campañas dentro del colegio para sensibilizar a los alumnos sobre el cuidado del plantel.

Finalmente, el Distrito se comprometió a asignar un presupuesto a la restitución así como a priorizar la intervención para que en 2020 se comiencen los trabajos dentro del colegio.  

Todo comenzó en junto cuando los padres de familia hicieron públicas las denuncias. Las precarias condiciones en que se encuentran las aulas de los estudiantes se evidencian en las imágenes y videos, en los que se ve como, cuando comenzaba a llover, los menores debían coger sus cosas y correr hacia las esquinas, debido a que el agua, que se acumulaba en los canales, entraba con fuerza dentro de los salones y el baño de profesores. 

“Esta situación se debe a que el edificio fue construido hace 50 años y como no tiene cielo raso, el agua se filtra fácilmente por las tejas de eternit e inunda los salones”, explicó a este medio Jaime Bonilla, uno de los representantes de los padres de familia, cuando se realizó la denuncia.

Tras conocerse los hechos en los medios, los padres de familia tuvieron una reunión con representantes de la Secretaría de Educación, quienes en ese momento se comprometieron hacer las evaluaciones estructurales del edificio y activar una póliza de emergencia para hacer los arreglos a las zonas en mayor riesgo. 

Estos se harían durante la temporada de vacaciones para no afectar las clases de los menores, pero al retomarlas encontraron que no se cumplió con lo prometido, ya que las tejas que se compraron permite que los rayos del sol entren a los salones y, por sus condiciones, amenazan con permitir que se vuelvan a inundar los salones en caso de que llueva.

Además de esto, la principal preocupación de los padres son tres muros en los salones de primaria y el auditorio, que estaría "nunca han sido intervenidos por la Secretaría de Educación", aseguró Bonilla, por lo que temen que ocurra una tragedia en el edificio.