Distrito pagó $2.000 millones por equipamientos que vendedores ambulantes dejaron a su suerte

Algunos vendedores informales utilizaban los kioskos como bodegas.

Archivo

Como parte de un plan para recuperar el espacio público en la ciudad se le fue entregado a diversos vendedores ambulantes módulos para promover una relación más sensata con la ciudad. La práctica de entregar estas estructuras que comenzó en el año 2007, se ha extendido hasta la actualidad. Aun así no ha estado exenta de problemas.

En diálogo con Caracol Radio, el director del IPES, Camilo Gómez, habló de los problemas que han tenido para que los vendedores asuman los módulos asignados y no los abandonen, dejando una cuota monetaria que el distrito debe asumir, llegando a cancelar cerca de 2.000 millones de pesos por equipamientos que venderos ambulantes dejaron a su suerte.

"Algunos casos los vendedores informales utilizaban estos módulos como bodegas. En la actualidad tenemos 310 módulos disponibles en 38 puntos comerciales”, indicó en diálogo con la cadena radial.

El alto funcionario también indicó que se están adelantando los procedimientos jurídicos para obtener el dinero.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias