Distrito pasará en dos meses propuesta formal para urbanizar reserva Van Der Hammen

Las entidades distritales presentarán estudios ambientales para cambiar el uso del suelo de esta zona del norte de Bogotá.

Alcaldía de Bogotá.

Columnas, foros, trinos, caricaturas, movilizaciones y recolección de firmas. Infinidad de recursos y propuestas han planteado quienes se oponen a la urbanización de parte de la Reserva Forestal Thomas Van der Hammen. Sin embargo, el alcalde Mayor de Bogotá, resuelto a llevar a cabo su proyecto 'Ciudad Paz', que modificaría la reserva, trabaja a toda marcha para dar inicio al proceso con el que garantizaría vivienda a cerca de cuatro millones de habitantes, y a la vez establecería un número determinado de hectáreas dedicadas a la protección ambiental, entre parques y senderos ecológicos.

El secretario de Planeación de Bogotá, Andrés Ortiz, aseguró este jueves que los funcionarios del Distrito involucrados en el proceso, como los de su entidad y los de la Secretaría de Ambiente, se encuentran bastante atareados por estos días, con el fin de precisar la propuesta que pasarán a la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y al Ministerio de Ambiente. Según Ortiz, la iniciativa formal contiene estudios ambientales lo suficientemente sólidos para sugerir un cambio en el uso del suelo de este sector, mediante el que se conectan el río Bogotá y los cerros orientales de la cuidad, y que abarca 14.000 hectáreas aproximadamente.

La idea del secretario de Planeación es que, una vez presentada la propuesta, el estudio de la misma curse de manera ágil en las entidades encargadas de su revisión. De esta forma, tanto el alcalde de Bogotá como los ciudadanos tendrán claridad sobre el futuro de esta reserva, considerada por el Distrito como elemento vital para el crecimiento de la ciudad.

"Basados en muchas investigaciones de los últimos años, demuestran que nuestro planteamiento es ambientalmente sólido, para muchos científicos es más interesante reforzar la conectividad entre el cerro y el río, para otros no, no puedo descalificar los otros estudios. Estamos trabajando con seriedad y muy fuertemente’’, indicó Ortiz en declaraciones recogidas por Caracol Radio.

Desde que se desató la polémica por el anuncio proveniente del Palacio de Liévano de intervenir determinadas hectáreas de la Reserva Forestal, el mandatario distrital ha manifestado que la propuesta que elaboran para dicho espacio, y en general para el norte de Bogotá, es mejor tanto para la ciudad como para el medio ambiente. Según aseguró Peñalosa, ‘Ciudad paz’ generará más de 1.500 hectáreas verdes, podrán vivir entre 1.4 y 1.8 millones de personas y, además, mantendrá la conectividad entre los cerros y el río Bogotá.

De hecho, desde que se encontraba en campaña por convertirse nuevamente en alcalde de los bogotanos, Peñalosa dejó claro que no comulga con la idea de los ambientalistas, y de la administración anterior, de recuperar este terreno, como no ha sido parte de sus conceptos desde 1999, cuando se discutía sobre la expansión del norte de Bogotá. En ese entonces, un grupo de expertos urbanistas y ambientales se opusieron a proyectos como la construcción de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), debido a los posibles impactos en zonas ecológicas, como algunas opciones de la Van der Hammen.