Distrito pide que mínimo vital de agua sea incluido en Plan Nacional de Desarrollo

A pesar de que el Gobierno Nacional ha reconocido y catalogado de 'exitoso' el mínimo vital de agua, este no fue incluido en el articulado del Plan Nacional de Desarrollo presentado al Congreso de la República.

Archivo ElEspectador.com

La Administración Distrital, por medio de la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico, realizó un estudio acerca del impacto de la política de mínimo vital de agua en el gasto de los hogares bogotanos.

Para alcanzar este objetivo, el Observatorio de Desarrollo Económico (ODE) contó con la participación de la firma Raddar Consumer Knowledge Group, lo que aportó conocimiento, experiencia y una visión imparcial sobre los resultados de la política en los hogares de estratos bajos de la ciudad.

Según el estudio hecho durante 21 meses, periodo de análisis de la medida entre febrero de 2012 y octubre de 2013, se han beneficiado 670.000 suscriptores bogotanos al programa, que corresponden a 640.000 hogares de estratos uno y dos.

Carlos Simancas, secretario Distrital de Desarrollo Económico, explicó que “la medida cuya inversión en el Distrito fue cercana a los 57 mil millones de pesos en el periodo de estudio, no condujo a un incremento irresponsable en el consumo de agua. El ahorro, que se estima en 160.916 millones de pesos en el periodo de estudio, se tradujo en un mayor ingreso disponible en los hogares más vulnerables de la ciudad, equivalente a su gasto en hamburguesas o textos escolares durante 2013”.

Así mismo, el funcionario destacó que en la versión preliminar del Plan Nacional de Desarrollo 2014 – 2018, discutida en el Consejo Nacional de Planeación, fue importante desarrollar el marco legal para la aplicación del mínimo vital de agua, teniendo en cuenta el acceso al servicio de acueducto, la recuperación de costos y la asignación de subsidios, para asegurar a la población el recurso.

No obstante y a pesar de que el Gobierno Nacional ha reconocido y catalogado la política como exitosa, el mínimo vital de agua no fue incluido en el articulado del Plan Nacional de Desarrollo presentado al Congreso de la República.

Por tal motivo, Simancas aseguró que “se pierde una valiosa oportunidad de reconocer a escala nacional el acceso al agua potable como un derecho humano, definitivo en mejorar la calidad de vida de los colombianos, el cual debe ser satisfecho sin importar la capacidad de pago de los hogares”.

De esta forma, el informe constituye una vía de cuantificación del impacto de las políticas públicas desarrolladas por las administraciones, además de permitir a los distintos gobiernos locales replicar y profundizar las experiencias exitosas de ciudad, principalmente en las medidas destinadas a buscar reducir los índices de pobreza y segregación en el país. 

Temas relacionados