Distrito pide que se defina estatus de Uber

Luego de que un grupo de vándalos incendió un carro que, al parecer, usaba Uber, se reabrió el debate sobre la legalidad de la aplicación.

Así quedó el vehículo que fue incendiado en el barrio La Conejera, en el noroccidente de Bogotá. / Tomada de Twitter: @williamsilva23

Primero fueron persecuciones, en las que obligaban a los pasajeros a bajarse de los vehículos; luego, ataques con pistolas de balines, y ahora, carros incinerados. La violencia de supuestos taxistas contra conductores a los que señalan de trabajar con la aplicación Uber, va en aumento, tanto que los propios líderes de los taxistas piden al Gobierno medidas para evitar que este conflicto termine en tragedia. (LEA: Taxistas hostigaron, persiguieron y quemaron vehículo de Uber en el noroccidente de Bogotá)

El último episodio ocurrió en la madrugada de ayer, cuando un grupo de supuestos taxistas persiguió un vehículo en el noroccidente de Bogotá. Cuando lo alcanzaron, luego de violentas intimidaciones, obligaron a bajar a los pasajeros, le rociaron gasolina al carro particular y lo quemaron. El ataque, rechazado desde todos los frentes, calificado de “vandálico” y hasta “terrorista”, trajo una vez más a colación la urgencia de definir el marco legal para esa aplicación. (LEA: Policía ofrece $10 millones por responsables de incinerar vehículo de Uber en Bogotá)

“La normativa dice que Uber en este momento es ilegal y nosotros hacemos operativos para detectarlos”, sostuvo Juan Pablo Bocarejo, secretario de Movilidad. En lo corrido del año y en comparación con 2015, esa cartera ha aumentado en 200 % las operaciones contra carros particulares que transportan pasajeros ilegalmente. El año pasado se inmovilizaron casi 5.000 vehículos por esta misma causa. “Pero aquí hay un tema de fondo y es que necesitamos apoyo del Gobierno Nacional para que se zanje definitivamente la existencia o no de estas plataformas”, agregó.

Desde la Nación, la respuesta es contundente: “La norma es clara y no hay vacíos jurídicos”, sostuvo Alejandro Maya, viceministro de Transporte, cartera llamada a regular la aplicación. El servicio debe prestarse a través de empresas habilitadas y con carros autorizados. De lo contrario, se considera ilegal y “ahí caben las plataformas tecnológicas que pretenden sustituir a las empresas de transporte”, dijo Maya, al tiempo que le dio la bienvenida al uso de la tecnología, pero cumpliendo la ley. De hecho, cuatro aplicaciones han solicitado su legalización, la cual está en trámite.

En cuanto a Uber, el 5 de noviembre pasado se radicó una demanda pidiendo que, como medida cautelar, la plataforma sea desactivada en Colombia. Esa empresa, por su parte, le solicitó al Congreso que tramite rápidamente un proyecto de ley que busca la regulación del transporte privado con plataformas tecnológicas. Pese a que la iniciativa fue soportada con más de 3 millones de firmas, aún no tiene ponentes.

En lo que coincidieron todos, incluyendo el gremio de taxistas, fue en rechazar el acto vandálico de ayer. La Sijín está a cargo de la investigación, en la que ya se tiene la placa de un carro que pudo haber estado involucrado en los hechos. Por ahora, sigue la revisión de las cámaras del noroccidente, donde fue atacado el vehículo, que llevaba tres personas a bordo y del que, hasta el momento, no se sabe con certeza si estaba haciendo uso de Uber.

El secretario de Movilidad sostuvo que “el gremio debe fortalecer su calidad y su imagen ante los usuarios en Bogotá”, para lo cual, el Distrito está midiendo, mes a mes, su desempeño: quejas, accidentes y multas. Y agregó que, de comprobarse que los responsables del ataque fueron taxistas, la empresa a la que pertenezcan tendrá que tomar medidas. De no ser así, la Secretaría actuará en su contra, lo que podría dejarla incluso sin permiso de operación.