Distrito reconoce problemas de salud generados por olores de hornos crematorios

Así lo determinó un estudio epidemiológico realizado por la Secretaría de Salud.

David Campuzano/El Espectador

Luego de que El Espectador denunciara en diciembre pasado la grave problemática a la que se han enfrentado unas 300 mil personas que han tenido que soportar, por más de 20 años, los fuertes olores que emanan los cadáveres calcinados, la Secretaría de Salud realizó un estudio epidemiológico en inmediaciones al Cementerio del Norte, ubicado en la carrera 34 con calle 68, en la localidad de Barrios Unidos, en el cual reconoce los problemas de salud de los habitantes que viven cerca a ese camposanto. (Vea el especial multimedia de La Bogotá que huele a muerto)

“La percepción de olores ofensivos es generalizada en toda la zona, siendo la principal fuente de molestia los olores generados por el incinerador del Cementerio del Norte y el sitio más afectados es el barrio La Merced del Norte. Los problemas de salud que se presentan frecuentemente en la población de mayor exposición fueron principalmente los síntomas respiratorios y de vías aéreas superiores, así como los síntomas neuropsicológicos”, dice el estudio de la Secretaría de Salud.

La Administración Distrital realizó una encuesta de percepción a 104 personas. “Los habitantes del barrio La Merced Norte manifiestan que estos olores son muy fuertes y continuos afectando su calidad de vida y sumado a ello la presencia de insectos por la actividad del cementerio. En el barrio La Paz los residentes manifiestan sentirse molestos por los olores provenientes de los hornos crematorios del cementerio”.

Según el estudio, el 60% de la población percibe “siempre” el olor ofensivo y solamente el 4% lo percibe rara vez.

El 63% de los encuestados percibe el olor ofensivo durante el día, seguido por un 23% que lo percibe todo el día, dicho comportamiento puede relacionarse con el horario de funcionamiento de la fuente generadora.

“En cuanto a la relación de los olores ofensivos con problemas de salud el 100% de la población de menor exposición (más de 200 metros del cementerio) y el 96,2% de la zona de mayor exposición (menos de 200 metros del cementerio) considera que sí existe una asociación causal”, dice el informe de la Secretaría de Salud.

El 38% de los encuestados manifestó que la duración del olor ofensivo es de una hora al día y el 28% manifiesta que lo percibe cuatro horas al día.

Irritación de las mucosas y la picazón en la nariz es el síntoma prevalente diariamente y el ardor en los ojos es el síntoma prevalente semanalmente en los encuestados de mayor exposición”, agrega.

El estudio fue solicitado por el concejal Jairo Cardozo Salazar, quien asegura que “los resultados muestran que nos asiste la razón en las denuncias que hemos venido haciendo y que de manera reiterada han sido desmentidas por la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públlicos (UAESP)”.

“Hemos presentado una solicitud formal a la Uaesp, a la Empresa de Acueducto de Bogotá y a los organismos de control para que se garantice la salubridad y la calidad de vida a los más de 82.000 mil habitantes que se encuentran afectados, pues ha quedado demostrada la existencia de problemas respiratorios, neuropsicológicos y de vías aéreas superiores que impactan negativamente la salud de esta población y que pueden estar asociados a la presencia de sustancias generadoras de olores ofensivos”, concluyó el cabildante.
 

últimas noticias

Las apuestas del Distrito en el plano social