Distrito se compromete en lucha contra la trata de personas

Se contempla la vinculación de servidores de la administración distrital para que identifiquen casos sobre este fenómeno, cuyo epicentro en Colombia es la capital.

/123rf
/123rf

“La gente piensa que la mayoría de víctimas del tráfico de personas está en las regiones, pero una serie de características de la capital, la convierten en el centro de este flagelo”, dice Sandra Montealegre, coordinadora del proyecto LGBTI de la dirección de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobierno del Distrito.

Para la funcionaria, Bogotá reúne a las víctimas pues el principal aeropuerto internacional del país está en la capital, las personas que son cooptadas en las regiones muchas veces son sometidas a tratos inhumanos o a ejercer forzadamente la prostitución en la ciudad, o si no, ejercen el tránsito hacia el exterior desde la capital. Además, “hay otro fenómeno emergente. Sabemos que existe trata intraurbana. Es decir, personas son captadas en los barrios y son explotadas dentro de la ciudad”.

La firma de este compromiso pretende que se establezcan veedurías ciudadanas, lideradas por organizaciones sociales que trabajan con el tema y por organismos internacionales que han diagnosticado el problema en la capital. El propósito es “erradicar la trata de personas de la capital”.

Según el último estudio realizado por la Universidad Nacional y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en Bogotá la dinámica de la trata de personas está atravesada por la abierta explotación sexual, que se concentra en las localidades de Mártires, Suba, Santa Fe, Barrios Unidos, Kennedy y Bosa; la alta referencia sobre la familia de las víctimas o su posible compromiso en el delito; la trata asociada a otros delitos como el microtráfico y que la explotación sexual se observa subsumida dentro de la prostitución.

El mismo documento, el “Estudio Nacional Exploratorio Descriptivo sobre el Fenómeno de Trata de Personas en Colombia”, afirma que las mujeres y las personas de estratos bajos constituyen el mayor número de víctimas de la trata de personas. También, que la figura del matrimonio servil es más recurrente de lo que se piensa y que sus víctimas son mujeres entre 25 y 32 años.

“Las mujeres juegan un papel significativo en el modo de operar el delito. Aunque los administradores de bares, los proxenetas y hoteleros son los mayores tratantes según la cuantificación de las respuestas, también las familias aportan al delito organizándose en pequeños grupos que se van contactando con las redes. Sin embargo, la mayoría de las contactantes son mujeres que ya fueron víctimas y conocen el negocio y se vuelven enganche”, dice el informe publicado en el año 2009. Un espiral de victimizaciones.

La trata de personas en Bogotá es aún más preocupante si se tiene en cuenta que, a nivel nacional, las víctimas han sido explotadas, de manera interna en un 71% y la externa un 29%. También, el Estado ha determinado que los perpetradores más recurrentes son administradores de bares, seguidos de proxenetas y de traficantes de droga. En los estudios realizados se ha evidenciado que paramilitares, comerciantes, guerrilla y transportistas son sujetos activos del delito.

El Distrito es consciente de que falta un diagnostico cuantificado de las víctimas de este delito y que, ya que Colombia es el tercer país en el mundo en generación de personas víctimas a nivel internacional, eso constituye un factor de riesgo para la continuidad del crecimiento del delito.

El compromiso del Distrito

•Proteger y prevenir de la trata de personas a todos los ciudadanos y ciudadanas del Distrito Capital, en especial las comunidades más expuestas¸ a través de estrategias de prevención del delito, desde una perspectiva de derechos humanos.

•Fortalecer las capacidades de los servidores, servidoras y contratistas de la administración distrital, para que puedan realizar una identificación y remisión efectiva de casos.

Diseñar un plan de acción distrital de lucha contra la trata de personas, que articule las diferentes acciones de los organismos internacionales, las organizaciones sociales y la administración distrital.

•Prevenir, sancionar y erradicar las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de personas, así como la protección y asistencia a las víctimas de estos delitos, desde la perspectiva de género y los enfoques de los derechos humanos y diferencial.

•Asistir y proteger a las personas víctimas de la trata de personas, mediante la construcción de una ruta de identificación y atención de posibles casos de trata de p ersonas.

•Garantizar el acceso a la justicia a las víctimas y el restablecimiento pleno de sus derechos

•Contribuir a que el esfuerzo contra la trata cuente con los recursos económicos necesarios, asegurando su correcto uso.

•Consolidar el trabajo de la Red Distrital de Lucha contra la Trata de Personas con la creación formal del Comité Distrital de Lucha contra la Trata, manteniendo el principio de trabajo participativo entre los diferentes sectores sociales.

Temas relacionados