Distrito se defiende por denuncias de Cámara de Infraestructura de baja ejecución vial

La Secretaría de Hacienda asegura que los recursos sólo se giran a medida que avanzan las obras.

El Espectador

“La administración de Bogotá Humana sólo entrega recursos a medida que avanzan las obras”, así lo afirmó el secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla González, al desvirtuar de forma contundente las cifras de la Cámara Colombiana de Infraestructura, según las cuales, la ejecución de la ciudad sería baja.

Bonilla explicó que una obra pública se puede construir en tres meses, seis meses o un año y que los pagos deben hacerse conforme ocurren dichos avances y no en un solo giro. El funcionario se preguntó por la pretensión de medir la ejecución del Distrito por los giros y no por los recursos comprometidos, que es la forma técnica como se evalúa la ejecución en las entidades públicas.

“¿Qué pretenden: qué se giren todos los recursos? Eso fue lo que se hizo en la calle 26 y mire el fracaso”, enfatizó el secretario de Hacienda, quien lamentó el criterio utilizado por la Cámara para evaluar la ejecución del Distrito.

Al aclarar la realidad de la ejecución en 2013, el jefe de las finanzas distritales explicó que el año pasado, las entidades responsables de la movilidad en Bogotá (IDU, Secretaría de Movilidad, Unidad de Mantenimiento Vial y el 40 por ciento de la inversión de los Fondos Locales), “tuvieron una apropiación presupuestal de 1 billón 354 mil millones de pesos y comprometieron (lo que se llama técnicamente ejecución en la adjudicación de contratos de obra) 1 billón 83 mil millones de pesos, es decir, el 80 por ciento. De este monto adjudicado, se giraron 322 mil millones de pesos, que corresponden al 30 por ciento de lo comprometido”, explicó.

Bonilla también desvirtuó que haya parálisis en el Distrito como se ha intentado convencer a los ciudadanos, y precisó que la contratación pública es un proceso que tiene sus tiempos y procedimientos.

En este sentido, recordó que la ejecución del año pasado en el sector de movilidad se vio modificada por el cambio del cobro de valorización -que implicó en la práctica que los recursos se ejecuten este año-, y la aprobación del cupo de endeudamiento que, aunque se proyectó en el presupuesto 2013, fue aprobado en septiembre, con lo cual, la ejecución de sus recursos también pasaron para este año.

Bonilla recordó que hace dos semanas, el IDU entregó un completo cronograma sobre la contratación de las obras para Bogotá. “Lo que se proyecta es que en el segundo semestre de 2014 se debe estar contratando obras fundamentales para los bogotanos como el metrocable El Paraíso, la troncal de Transmilenio por la avenida Boyacá y una serie de obras que ya están en curso”.

Respecto a la supuesta subestimación de costos de la troncal de Transmilenio por la Avenida Boyacá, el secretario de Hacienda precisó que “nosotros no vamos a construir otra calle 26 en la troncal Boyacá y desde que estaba en campaña este gobierno siempre se dijo que se iba a intervenir en los carriles exclusivos de Transmilenio” para reducir costos.

El secretario de Hacienda cuestionó duramente lo que pareciera ser un interés de algunos constructores de que en Bogotá se hagan megaobras para garantizar mayor cantidad de contratos en los que se entregue todo el dinero una vez se firmen.

“Bogotá y el país tienen una desafortunada tradición en la que las obras públicas no se hacen a tiempo y tienen importantes sobrecostos. Eso lo hemos visto en la Ruta del Sol, en la doble calzada Bogotá-Girardot, en la troncal de la calle 26 y eso es lo que el IDU quiere evitar a toda costa”, puntualizó.
 

Temas relacionados