Distrito y Policía definen estrategia para reducir accidentes de motos en Bogotá

Debido a las cifras de accidentes en que hay presencia de motociclistas, la Administración Distrital sigue considerando la implementación de 'pico y placa' para estos vehículos.

“No lo descartamos, pero por ahora no tenemos intención de hacer pico y placa para motos”, anunció el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, cuando aún faltaban más de 15 días para su regreso al Palacio de Liévano. Este jueves, nuevamente el Distrito, a través de la Secretaría de Movilidad, reiteró el análisis de dicha medida, con el único objetivo de reducir accidentes en las vías de la ciudad relacionados con motociclistas.

La estrategia, denominada ‘‘Abril, mes de la prevención y la seguridad vial para motociclistas en Bogotá”, fue planteada por un trabajo conjunto entre la Alcaldía y la Policía Metropolitana de Bogotá, teniendo en cuenta que entre 2007 y 2015 en la ciudad se registraron 62.547 accidentes de tránsito, en los que hubo participación por lo menos de un conductor de moto.

Solo en los dos primeros meses de este año, el porcentaje de motociclistas dentro del total de víctimas fatales en accidentes de tránsito fue de 27%, que comparado con el mismo periodo del año anterior aumentó un 12%. En esos 60 días, el total de fallecidos en catástrofes viales en Bogotá fue de 83; de ese total, 23 eran conductores de motocicletas.

‘‘Queremos que la ciudadanía comprenda la importancia de tomar decisiones responsables en el momento de seleccionar un modo de transporte como la motocicleta: puede representar un ahorro en el tiempo diario de movilización, pero también puede significar una afectación en la integridad física e incluso la pérdida de la vida’’, indicó la Secretaría de Movilidad.

Sin embargo, más allá de las restricciones, la entidad contempla una serie de actividades encaminadas a buscar una reducción de los accidentes, y especialmente de la pérdida de vidas. En los últimos nueve años, en Bogotá resultaron heridos 34.924 motociclistas y murieron 1.061, convirtiéndose así en los segundos actores viales (después de los peatones) con más fallecimientos a causa de accidentes de tránsito.

Las actividades acordadas tras las reuniones de Policía y Distrito son seis. El uso de radares de velocidad en zonas críticas; una mayor presencia policial en las vías para examinar comportamientos riesgosos; la intensificación en el control de requisitos de conducción; campañas de sensibilización en seguridad y responsabilidad vial; reuniones con líderes de motociclistas para detallar un plan de seguridad; y pruebas de habilidad a los conductores realizadas por la Policía, son las medidas dispuestas para cumplir con la estrategia.