¿Dónde reubicar a 15.000 familias?

Los planes del Fondo de Prevención y Atención de Emergencias (Fopae) cambiaron de un momento a otro. Entérese por qué.

Javier Pava, jefe del Fopae,  asegura que la reubicación durará hasta el 2015. / Gustavo Torrijos
Javier Pava, jefe del Fopae, asegura que la reubicación durará hasta el 2015. / Gustavo Torrijos

No será fácil: existen 5.485 familias que desde hace más de seis años esperan una reubicación, 2.453 que viven en zonas de riesgo por deslizamiento y 7.142 que están expuestas a inundaciones, según información del Fopae. Las localidades más afectadas son Ciudad Bolívar (4.825 familias), San Cristóbal (2,.547), Usme (1.762), Rafael Uribe Uribe (1.326) y Kennedy (1.132).

En momentos en que en Bogotá el precio del suelo y de la vivienda está por las nubes y la construcción se ha desacelerado (el año pasado solo se construyeron 500 viviendas de interés prioritario), ¿cómo y en dónde van reubicar a estas familias? El director del Fopae, Javier Pava, señala que la entidad ya pensó en un plan, para que el proyecto no dependa de la construcción de viviendas de interés prioritario (VIP) en la ciudad.

¿Por qué decidieron cambiar el plan de reasentamiento que estaba planteado en el Plan de Desarrollo?

Durante las últimas administraciones, hemos tenido grandes deficiencias en la solución de reasentamientos de viviendas. Desde el 2004, el máximo logro de una administración ha sido reubicar 800 familias en un año. Hemos identificado alrededor de 12.000 familias en riesgo, y se han reubicado solamente 7.000. Por un lado, hay una deuda histórica, y por otro, debemos incluir a las familias que se encuentran en un riesgo inminente. Tenemos identificadas 2.453 familias ubicadas en terrenos catalogados en alto riesgo no mitigable junto con otras 7.142 que están en viviendas construidas en humedales o quebradas. No podemos aplazar esta decisión. Vamos a reubicar 3.500 familias este año, 7.500 en el 2014 y las restantes en el 2015.

¿Cuánto dinero recibirá cada familia?

$30 millones. Pero si la familia quiere tener una vivienda de reposición, puede presentarse ante la Secretaría Distrital de Hábitat, para que le sea asignado un subsidio de $15 millones más. La idea es que la familia decida qué solución tomar; no tiene que ser necesariamente una vivienda de interés social. Eso sí, no vamos a permitir que salgan de una zona de alto riesgo a otra igual. Los inmuebles, luego de ser desocupados, serán demolidos.

Hay casos, como el de Hacienda los Molinos o Ciudadela Santa Rosa, en que llegan más familias y ocupan predios…

El 85% de las familias que viven en zonas de alto riesgo no son propietarias de los terrenos. Hubo ocupaciones ilegales, durante muchos años; familias estafadas, engañadas. Ya tenemos un inventario de las familias que necesitan reubicación, y registros fotográficos y cartográficos elaborados durante los últimos años. No pueden llegar familias nuevas, porque tenemos los registros.

¿Y cómo evitar que los predios sean ocupados?

Se cercará el lugar para  señalizar, y habrá un proceso con la comunidad para que proteja la zona. Igualmente, con las alcaldías locales de la ciudad, se harán recorridos de verificación junto con la Subsecretaría de Control de Vivienda de la Secretaría de Hábitat. En caso que sean ocupados, las alcaldías locales pueden iniciar procesos policivos.

¿La caída en la construcción de viviendas de interés prioritario no afecta el programa?

Como no tenemos oferta de suelo en viviendas nuevas estamos estructurando planes de revitalización, en donde podamos construir viviendas, por ejemplo, en azoteas y terrazas. Es decir, que una familia que vive en un solo piso le puede vender la placa a otra para que construya en el segundo. También puede retornar al campo o comprar una vivienda cerca de la localidad. No queremos depender de las viviendas de interés prioritario. Estamos buscando generar movilidad, que la familia se traslade a una vivienda vecina que cueste $45 millones.

En las cifras del Fopae, aparece que en Ciudad Bolívar hay 540 familias por reubicar que viven del reciclaje. ¿Cómo será la intervención en estos casos?

De 1.614 familias que viven en las quebradas de Ciudad Bolívar, 103 son recicladores, 384 desplazados y 53 carreteros. Los carreteros, por ejemplo, viven en la zona de las quebradas, porque es fácil tener su caballo al lado de las quebradas. El problema de ellos no es la casa, sino su medio de vida, es decir, el caballo. Aquí entra el programa de la administración: la reconversión laboral para recicladores y carreteros. Además, en el programa hay un subsidio de reparación para las familias que por alguna circunstancia sufrieron daños en las estructuras de sus viviendas y que no viven necesariamente en zonas de alto riesgo. Tenemos 1.429 familias en esta situación, las cuales podrán obtener un subsidio de $11 millones con la Secretaría de Hábitat.

¿Dónde tienen planeado reubicar a las familias?

Depende de lo que se ajuste a las necesidades de la familia: puede buscar una vivienda de reposición en un lugar cercano de la localidad o puede solicitar una vivienda de interés social.