Dos puentes se atraviesan en cronograma de Transmilenio por la 26

El IDU tiene que demoler el puente vehicular de la calle 26 con carrera Séptima y ampliar el de la carrera Quinta por ese mismo corredor vial y no ha comenzado.

Aunque el 81% de las obras de la fase III de Transmilenio ya están a punto de terminar, faltan algunos tramos que ni siquiera han comenzado, lo que impedirá que el sistema de buses articulados opere en su totalidad por la calle 26 y la carrera Décima una vez se habilite su funcionamiento.

A finales de año el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) realizará la demolición del puente vehicular de la calle 26 con carrera Séptima; el desplome de la estructura se podría adelantar si la Secretaría de Movilidad aprueba el plan de manejo de tráfico propuesto por el contratista.

“El avance del grupo tres tiene que tener en cuenta que nos toca hacer la demolición y la construcción del nuevo puente vehicular sobre la calle 26 con carrera Séptima, que se prevé finalice el año entrante”, señaló el subdirector del IDU, Carlos Alberto Jaime.

El funcionario distrital explicó que para el derrumbe de ese puente vehicular se debe hacer un procedimiento similar al que se hizo con el de la carrera 13 con calle 26, en donde se realizó una demolición por fases. “En carrera 13, por el ancho del tablero, tocó primero destruir el costado oriental y posteriormente el occidental”.

El puente de la carrera Séptima tendrá que demolerse completo, para lo cual deberán buscarse los desvíos pertinentes.

La otra obra que no ha comenzado es la ampliación del puente vehicular de la calle 26 con carrera Quinta, en donde se planea construir un carril más en la calle 26. Para estos trabajos se cuenta con el espacio en la zona baja de la estructura; sin embargo, es necesario cerrar la vía para llevar a cabo la adecuación.

Los planes de manejo de tráfico de las carreras Séptima y Quinta ya se presentaron ante Movilidad, una vez sean avalados y sepamos cómo se va a manejar todo el tráfico y tránsito de vehículos a nivel de ingreso y salida del centro de Bogotá comienza la obra”, sostuvo Jaime.

De acuerdo al cronograma que maneja el IDU los trabajos están contemplado para tres meses. “Dependemos del clima, de muchas situaciones que se tienen que ir ajustando a la medida que comience el cierre, se supone que tenemos que comenzar a mediados de este mes a efectuarlo, ya teniendo habilitada la parte de estación San Diego y lo que tiene que ver con la Iglesia que está en ese punto”.

El subdirector del IDU puntualizó en que una vez terminen la mayoría de las obras, Transmilenio podría operar pero estaría restringido en algunos sectores.

Se estima que esas obras terminen en abril de 2012. El IDU desconoce si los trabajos en los dos puentes vehiculares se pueden hacer simultáneamente. La última palabra la tiene la Secretaría de Movilidad.
 

últimas noticias