Dueños de perros potencialmente peligrosos marcharon en Bogotá