El ataque con soda cáustica a una joven

Una menor de edad de 17 años fue agredida con este químico en el rostro por una compañera de colegio. La responsable fue capturada por la Policía en la mañana de ayer.

Fachada del colegio Toberín.

Carolina Obando* tiene 17 años y cuando salía de su casa en la localidad de Suba, en el noroccidente de la ciudad, una persona que parecía ser un habitante de la calle le lanzó soda cáustica a la cara. Luego se supo que la responsable había sido una compañera de clase del Colegio Distrital Toberín.

El ataque le causó quemaduras de segundo grado en el rostro, desde la ceja izquierda, afectándole el ojo, las fosas nasales, la lengua, el paladar y el cuello, hasta el brazo izquierdo. Este fue el efecto de la soda cáustica en la piel, un químico corrosivo usado en industrias de jabones, papeles, fármacos y textiles e incluso para limpiar desagües de baños y cocinas en los hogares.

Hay dos versiones sobre el ataque. Una señala que todo ocurrió el miércoles en la noche, después de la jornada escolar, y que a la responsable, aunque se disfrazó de habitante de la calle, le encontraron el uniforme del colegio en la maleta. La otra indica que la agresión sucedió en la mañana de ayer y que fue la comunidad la que advirtió sobre el ataque y retuvo a la agresora mientras llegaba la Policía.

“Mi sobrina iba para el colegio cuando se le acercó una compañerita que le lanzó ácido en la carita. Ella estaba disfrazada con una capucha en la cara. Cuando le revisaron la maleta estaba todo el uniforme para cambiarse”, aseguró a Blu Radio Pedro Galvis, tío de la menor.

Lo que está confirmado es que la agresora es mayor de edad y que su captura la hicieron miembros de la estación de Policía de Suba que la dejaron a disposición de una URI. Los uniformados recibieron el reporte de los hechos a las 5:40 a.m. de ayer.

De acuerdo con la información que maneja la Secretaría de Gobierno, la joven que agredió a Carolina fue capturada ayer en la mañana cerca de su residencia en Suba. Al cierre de esta edición no estaba claro cuál había sido el detonante de la agresión. El rector del colegio no tenía conocimiento de lo sucedido. Mientras tanto, Carolina se recupera en el hospital Simón Bolívar.

Como el caso se presentó fuera del colegio fue asumido por el programa Entornos Escolares de la Secretaría de Gobierno, que busca mejorar las condiciones alrededor de las instituciones educativas por problemas como el microtráfico de sustancias psicoactivas, riñas, hurtos y pandillas.

* Nombre cambiado para proteger a la menor, de acuerdo con la Ley de Infancia y Adolescencia.