Chapinero y Usaquén, escenarios en los que se destaca

El “boom” de la economía naranja en Bogotá

La ciudad cuenta con 11.110 empresas dedicadas a las industrias creativas, que representan el 92 % de la producción nacional. Los tradicionales y nuevos escenarios de promoción buscan reafirmar a Bogotá como cuna de la creatividad en Latinoamérica.

Cortesía

Las industrias creativas y culturales (ICC), conocidas como economía naranja, están de moda. La celebración del Festival Bronx, que se realizó esta semana en ese sector; la apuesta por dar vida a un distrito creativo en el barrio Voto Nacional, con un Sena enfocado en la formación en economías naranjas; la construcción de la Cinemateca Distrital; la promesa de una sede para la Orquesta Filarmónica de Bogotá; la aprobación de un acuerdo en el Concejo, enfocado en el fortalecimiento de este sector, y la constante programación cultural, así como iniciativas público-privadas, están haciendo que los bogotanos posen su mirada en este sector en constante crecimiento.

Según la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) y un informe del Observatorio Distrital de Desarrollo Económico (ODEB), la ciudad concentra el 92 % de estos servicios en el país, que aportan el 3,3 % del Producto Interno Bruto (PIB) nacional. Además, la exportación de las industrias creativas y culturales aumentó 10,8 % en 2016 (en comparación con el 2015), al alcanzar ventas cercanas a los US$41 millones.

Lea: El Bronx: una lenta metamorfosis social

“La oportunidad es grande. Las audiencias están, sobre todo concentradas en esta ciudad. Cada vez estamos más conectados con los circuitos, se consolidan nuevos escenarios y diferentes festivales, que cada vez son plataformas más potentes. Gracias a ello, Bogotá comienza a figurar en el mapa internacional. Esta es una apuesta que hay que hacer en una ciudad que está lejos del mar y donde ahora se requiere menos mano de obra para la manufactura”, indicó Jorge Restrepo, candidato a doctor en diseño en la Universidad de Manizales.

Pero ¿cuáles son los sectores económicos que conforman las ICC en la capital? Según el ODEB, son: juguetería; artes visuales, escénicas y espectáculos artísticos; música, audiovisual y radio; educación cultural, libros y publicaciones, y publicidad, diseño y creación. Cada una de ellas abarca diferentes servicios con públicos específicos, que agrupan 11.110 empresas dedicadas a este clúster.

Lea: ¿Qué trae la ley aprobada para fomentar las industrias creativas?

La publicidad y el diseño (que comprenden los subsectores arquitectónico, industrial, gráfico, textil, moda, joyas, publicitario y web) concentran cerca del 55 % de las unidades empresariales de este tipo. Según el ODEB, el sector está conformado por empresas dedicadas a la elaboración de prendas de vestir, calzado, muebles y otros artículos de decoración interior, así como el diseño industrial, es decir, la creación y el desarrollo de productos que optimizan las actividades de los diseñadores gráficos. “Las ICC parten de la creatividad de los humanos, que es su materia prima. Es como la tela para el sector textil. Entonces, en las ICC usan la industria para convertir esa creatividad en un servicio o un bien, donde la propiedad intelectual es su principal producto”, explicó Restrepo.

Un nuevo escenario

Si bien en Bogotá hay un auge de la economía naranja, este sector se viene consolidando en la capital desde tiempo atrás, tanto que las actuales empresas ya son identificadas por sus clientes, según las zonas en las que se han establecido. De acuerdo con ODEB, Chapinero y Usaquén son las localidades que más compañías de este tipo agrupan.

Aprovechando ese auge avanza un proyecto para establecer un distrito creativo en el antiguo sector del Bronx, que fuera de recuperar la zona y su tejido social, busca agrupar empresarios, servir de vitrina y abrir un espacio para impulsar nuevas iniciativas.

Lea: Concejo aprueba acuerdo para fortalecer e impulsar la economía naranja en Bogotá

Mientras algunos aplauden la idea, otros plantean dudas. “Estamos en dinámicas digitales que no hacen necesario esto del Bronx como un megaproyecto estructural. El máximo reto de las ICC es captar talento, que llegue fácil a las oficinas y a los centros de producción. Yo veo complejo que ellos se desplacen hasta esa zona, sobre todo por sus clientes”, agregó Jorge Restrepo.

Sin embargo, quienes impulsan el proyecto aclaran que la iniciativa va más allá. La intención es tener un punto fijo de encuentro para los emprendedores bogotanos. Allí podrán exhibir y comercializar sus productos. “Queremos que sea muy local, con cosas hechas en Bogotá, por ciudadanos radicados en la capital”, agregó Mónica Ramírez, directora de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño.

Independientemente de la diversidad de opiniones, lo cierto es que la economía naranja está creciendo al mismo ritmo que sus retos. Restrepo enumera algunos de ellos, como la necesidad de entender las nuevas formas de consumo en la ciudad, promover incentivos tributarios para las nuevas empresas, vincular más a los privados y garantizar la financiación y capacitación del talento humano, que es su materia prima.

Lea: Construcción de la Cinemateca de Bogotá va en un 85 %

La ciudad está encaminada y actualmente cuenta con una amplia oferta de visualización y socialización de estas economías, como festivales, centros de capacitación y ruedas de negocios, que buscan impulsarlas, no sólo a nivel nacional sino internacional. El reto ahora es hacer de Bogotá la nueva cuna de la creatividad en Latinoamérica.

Educación proyectada

La productora Bulldink (fuerza creativa) surgió hace un año gracias a Juan Camilo Lamos, un docente del Sena, quien la conformó con 12 de sus estudiantes. Como no tienen un taller, la casa de este profesor, en Teusaquillo (occidente), es el centro de operaciones desde donde se distribuyen tareas y planean sus próximas creaciones.

“La producción va muy bien, pero es importante que el público comience a fijarse en lo que hacemos en Colombia, porque la gente poco mira estas producciones locales. Esta industria también es un negocio y si no tenemos espectadores, nuestras narrativas se van a quedar limitadas”.

Productora audiovisual echando Globos, otra iniciativa de las economías naranja de la ciudad. Foto: cortesía.

Aterrizar la imagen

“Hacer para que vivan las ideas”, esa es la consigna del muralista Yeye Torres, un artista bogotano de 34 años, que lleva 10 pintando. Desde pequeño descubrió su gusto por el dibujo, pues plasmaba sus ideas en sus cuadernos, ejercicio que aún sigue desarrollando. Describe su trabajo como un proceso muy personal, que luego le permite al espectador hacer un viaje por los detalles de sus creaciones. “El trabajo con comunidades ha sido muy importante. La pintura ha ganado espacio para desarrollar proyectos con jóvenes usando lenguajes como el hip hop, el rap, el grafiti y el muralismo, para visibilizar la apuesta de la comunidad”, indicó el creativo.

Foto: cortesía.

La pasarela es la calle

En el barrio San Victorino, en el centro de la ciudad, está el centro comercial El Gran San, que funciona desde hace 22 años y hoy es uno de los referentes de la moda local. La producción asociativa y los diseños “exclusivos” son su fuerte, pues alberga 702 empresas, con alrededor de 1.500 marcas, lo que supone una amplia generación de empleo en hogares bogotanos. “La competencia es dura. El colombiano cree que lo importado es lo mejor, pero nuestras marcas se han apropiado del 90 % de la moda callejera. Es una pelea constante, también, con el contrabando y los vendedores ambulantes”, agregó Yansen Estupiñán, gerente de este centro.

El Bronx fue escenario de un desfile de moda, como parte de las iniciativas para apropiarse del sector. / Alcaldía de Bogotá

Acuerdo para impulsar estas economías

El Concejo de Bogotá aprobó un acuerdo que busca fortalecer e incentivar el emprendimiento, las industrias culturales, creativas y turísticas que componen la economía naranja en la capital. Esta política obliga al Distrito a realizar un “evento naranja” anual, así como generar incentivos no tributarios para las empresas que apoyen e impulsen el desarrollo del sector. Las secretarías de Educación y Cultura, de acuerdo con su autonomía, deberán crear estrategias de fomento e identificación de talentos. “El proyecto permitirá darle valor al emprendimiento cultural a través de áreas de desarrollo naranja (ADN)”, señaló el cabildante Nelson Cubides Salazar, promotor de este acuerdo.

Lea: El día que el Bronx se convirtió en una pasarela de moda

Escenarios de promoción económica

Feria Artbo

Se realiza hace 14 años y busca impulsar a las empresas del sector de las artes plásticas. Según la CCB, “durante cuatro días anuales de feria se genera el 80 % de los negocios de ese sector creativo para la ciudad”. Esta plataforma cuenta con otros escenarios complementarios.

Audiovisual Market BAM

Este evento surgió en julio de 2010 y busca visibilizar la creación audiovisual nacional, como producciones de animación digital, videojuegos, edición y publicidad. Durante su octava edición, realizada en 2017, alcanzó US$35 millones en ventas.

Music Market BOmm

La oferta musical de la ciudad se busca visibilizar mediante este evento con mercados internacionales. A esta propuesta, que nació en 2012, se unen proyectos como Bogotá Nocturna y Área en Vivo, para potenciar la oferta de espectáculos en vivo.

Bogotá Fashion Week

Para impulsar negocios y espacios de acompañamiento especializado en el sector de la moda (joyería, calzado, prendas de vestir, entre otros), surgió este evento en 2012. Este nicho aporta el 1,36 % del PIB de la ciudad, según la CCB, así como 210.000 empleos directos anuales.

Ruta de emprendimiento

La Secretaría de Desarrollo Económico no sólo ofrece una ruta de emprendimiento con talleres de ideación, mercadeo, planeación y acceso a créditos, sino también ferias, ruedas de negocios y formación, para lo cual se destinaron $10.000 millones.

* * *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

El Espectador Bogotá

 

últimas noticias

Agilizar la calle 13, problema de peso

Belén, un espacio para el skateboard en Bogotá

La champeta que se instaló en Bogotá