El cacerolazo en busca de lácteos para 4.105 niños

La alcaldía de Fontibón, que en 2012 se comprometió a entregarlos, asegura que el 29 de noviembre el problema estará resuelto.

Madres comunitarias. / Archivo

Dos días después de que la Alcaldía Local de Fontibón declarara desierto el proceso de subasta inversa para suministrar productos lácteos en jardines infantiles administrados por madres comunitarias en la localidad, un grupo de 249 maestras realizó un cacerolazo en la plaza central exigiéndole al gobierno local la alimentación que prometió en 2012. “La denuncia me llegó esta mañana”, dice la concejal Patricia Mosquera, del Partido de la U. “Fui elegida por madres comunitarias y no es justo que por el vencimiento de un contrato los niños se queden sin alimentos hasta junio de 2014. Mañana entra en vigencia la ley de garantías y sería ilegal si la alcaldesa adjudica de nuevo ese contrato”.

Este grupo de madres comunitarias no tiene ningún contrato con el Distrito. La protesta se presentó porque en 2012 la alcaldía local fijó dentro de su presupuesto $150 millones anuales (a través del Fondo de Desarrollo local) para suministrarle alimentos lácteos (yogur, queso y leche en polvo) a 4.105 niños que son atendidos por las madres comunitarias. “Nosotros estamos haciendo un trabajo para los niños de la comunidad desde 2011 y esperábamos que el Distrito reconociera nuestro trabajo”, dice Nohora Cruz, representante de las madres comunitarias de Fontibón.

La alcaldesa local de Fontibón, Andrea Esther Castro, instaló una mesa de trabajo con las madres comunitarias en la mañana de este viernes. Por un lado, les explicó que es cierto que el proceso sí se declaró desierto, pero fue enfática en que “en ningún momento se va a interrumpir la nutrición de los niños. Esperamos que el 29 de noviembre sea adjudicado el contrato”. Para la distribución de yogur están destinados $81.283.003 millones; $21.503.579 para queso y $47.212.538 para leche en polvo.

Detrás de este incidente existe un problema jurídico que obstaculizó la adjudicación del contrato. De acuerdo con la resolución que declara desierta la subasta inversa (expedida el seis de noviembre) el 30 de octubre la cooperativa Colanta LTDA se presentó como oferente. “Para abrir el proceso de licitación tuvimos que contar con un aval técnico que nos entregó la Secretaría de Planeación en julio de este año. Luego evaluamos todos los requerimientos nutricionales que se necesitaban”. La apertura de la licitación fue publicada el 17 de octubre de 2013. “ El proceso se declara desierto porque sobo hubo un oferente y éste no cumplió con la capacidad financiera” explica Castro.

Sobre la cobertura en educación de primera infancia la alcaldesa señala que en la actualidad no existe ningún déficit: “el ICBF tiene 12 jardines y la Secretaría de Integración social 45. Esto es un apoyo a las madres comunitarias y los recursos existen: a las madres comunitarias les entregamos el certificado de disponibilidad presupuestal que garantiza que $150 millones anuales están destinados para los alimentos lácteos”.

Llama la atención, dice Castro, que esta manifestación se presente justo cuando la Secretaría de Gobierno evalúa un relevo de alcaldes locales: “La mayoría de madres estaban desinformadas. Es necesario establecer un lazo de comunicación porque no es cierto que la ley de garantías interrumpa el proceso de nutrición de 4.105 niños. Este tipo de contratación, indirecta, la podremos realizar antes de que termine noviembre”.

Temas relacionados