En el Concejo advierten que "cuatro de cada cien bogotanos no tienen seguridad social"

El Cabildo hizo una revisión de la oferta de servicio de salud.

El Concejo de Bogotá adelantó una revisión a uno de los aspectos más importantes de la oferta de servicio de salud, como es la activación del sistema de urgencias y emergencias médicas en Bogotá para atender una situación y prevención en la ciudad, detectando que cuatro de cada 100 bogotanos no tienen seguridad social.

La denuncia fue hecha en el marco del debate sobre las condiciones del servicio de atención prehospitalaria, urgencias médicas, promoción y prevención en Bogotá, promovido por la Concejal Jimena Toro Torres.

La cabildante dijo que el 75% de la población en el Distrito Capital, según su afiliación pertenece al régimen contributivo, seguido por el régimen subsidiado con un 17%. “Esto quiere decir que cuatro de cada 100 bogotanos no tiene seguridad social, situación que debe preocupar a las autoridades de la ciudad, porque alrededor del 8 por ciento de la ciudadanía hoy están por fuera del sistema de salud”, advirtió.

Durante el debate la concejal llamó la atención sobre el déficit de camas hospitalarias que tiene la ciudad, principalmente en los III Niveles y en las áreas de Medicina Interna y Psiquiatría, lo que genera congestión y sobreocupación en los servicios de urgencias.

De acuerdo a Toro, la atención prehospitalaria – APH es fundamental y hoy presenta algunas falencias, ya que la ciudad solamente cuenta con una capacidad instalada de 11.921 camas hospitalarias, de las cuales el 72 por ciento pertenecen al sector privado y solo 3.311 corresponden al sector público, es decir, el 28 por ciento.

En orden el 50 por ciento de las camas son para adultos, el 15 por ciento están destinadas para atender la población infantil, (pediátricas). Mientras que el 8 por ciento son obstétricas. “Entonces la ciudad solo dispondría para condiciones médicas graves con 819 camas de cuidados intensivos de adultos y 161 camas de cuidados intensivos pediátricos”, puntualizó.

Así mismo, dio a conocer que el Centro Regular de Urgencias y Emergencias, CRUE Bogotá es un referente a nivel nacional, por lo tanto, se debe conservar y mejorar esta iniciativa, que respondió en su momento a las necesidades de la ciudad.

“El CRUE no debe ser una entidad que subsane las falencias de las EPS, reemplazándolas en la prestación del servicio de ambulancias. Debe cumplir su papel de centro regulador. Y debe mejorar la plataforma tecnológica para brindar una mayor y mejor atención de urgencias en la capital”, advirtió.

“Con este escenario, hoy, nos preocupa si Bogotá cuenta con un servicio para dar respuesta a las solicitudes que realiza la gente y si puede resistir una pandemia o un desastre de gran magnitud, dada la capacidad actual del Sistema General de Salud. Creemos que el CRUE se quedó pequeño para la ciudad”, agregó.