Desde el Concejo piden al Distrito presentar nuevo proyecto de valorización

Solicitan que se especifique el plan de obras a financiar por valorización incluyendo las que se derogarían.

El Espectador

En una carta enviada a los ponentes del Proyecto de Acuerdo de derogatoria de la Valorización el concejal Jairo Cardozo Salazar propone incorporar un parágrafo que viabilice su aprobación sin atarlo a la expedición del cupo de endeudamiento, con el fin de que se pueda traer más adelante un proyecto de cupo individual por el valor de la construcción de las 15 obras propuestas.

“Para evitar el menoscabo de la cultura tributaria arraigada en la ciudadanía bogotana debe establecerse la obligatoriedad para que la Administración presente, en un nuevo proyecto, el plan de obras a financiar por valorización, incluyendo aquellas que ahora se derogan y que siguen siendo viables y necesarias para la ciudad”, aseguró Cardozo.

“Frente a la duda que se ha expresado en torno al eventual rompimiento del equilibrio de las cargas públicas, que obedece a la tesis del daño especial, creemos que no se presenta en este caso, teniendo en cuenta que los más beneficiados con las obras que ahora se pretenden construir mediante cupo de endeudamiento son justamente los ciudadanos que en 2007 pagaron sus estudios, diseños y compra de predios”, agrega la misiva.

Finalmente, la carta dice que en torno al proyecto de cupo de endeudamiento se ha venido poniendo sobre la mesa una propuesta para que en el caso de que se apruebe el cupo global, éste se condicione en su incorporación a los presupuestos anuales, a la evaluación de indicadores de gestión y de ejecución de las obras.

La solución que planteó la administración distrital consiste en financiar por cupo de endeudamiento 15 obras que hacen parte del cobro de valorización, entre ellas la Avenida Bosa, que tiene un costo de $298.000 millones; la Avenida la Alsacia, en la localidad de Kennedy, que costaría alrededor de $86.000 millones; la Avenida José Celestino Mutis, y la Avenida Rincón. Las obras que se financiarían por cupo de endeudamiento tienen un valor de $742.000 millones. Vale la pena decir que del mismo modo se financiarían dos cables aéreos en Ciudad Bolívar y San Cristóbal, Transmilenio por la Avenida Boyacá y el metro pesado.

La ventaja de este proyecto, según Petro, es que las obras se pagarían “hasta en 20 años” y no de contado, como se iba a hacer con el cobro de valorización. A manera ejemplo, el alcalde explicó cómo se haría la Avenida Bosa: “Esta obra sería fundamental para la movilidad de toda la localidad. Vale $208.000 millones; si la cobrásemos por valorización, como se sugería en las diversas fases, significaría que la población aledaña pagaría por valorización $208.000 millones. Nosotros consideramos que eso es inequitativo y absurdo”.