Personería abrió nueva investigación

El convenio de última hora que tiene en líos a la exalcaldesa de Fontibón

Noticias destacadas de Bogotá

El 30 de diciembre, Johanna Bocanegra firmó un convenio interadministrativo, en vez de una licitación, por $19.000 millones para obras de malla vial y de mantenimiento de la plaza de la localidad. Ella se defiende.

La forma en que se adjudicó el contrato para la renovación de la plaza fundacional de Fontibón y sus calles aledañas ha desatado gran controversia en el Distrito, pues, según la Secretaría de Gobierno, hubo posibles irregularidades tanto por la forma en que se llegó a un acuerdo con el Sistema Universitario del Eje Cafetero (Sueje) como por la promesa de pagar un adelanto de casi $10.000 millones.

Los cuestionamientos surgieron porque el pasado 30 de diciembre, a un día de que terminara la anterior administración, la entonces alcaldesa local, Johanna Bocanegra, firmó el convenio interadministrativo 255 de 2019, para la “prestación de servicios de gerencia integral del proyecto zona, para la intervención de la malla vial, el espacio público y la plaza fundacional”, por $19.900 millones.

Este le da un plazo de 16 meses al Sueje para intervenir las carreras 99 y 100, entre las calles 17 y 22, así como la plaza, para ampliar las franjas de circulación peatonal, construir una franja arbolada, subterranizar las redes secas, remplazar las superficies del andén y la calzada, delimitar los carriles exclusivos, y aunque no tenía previstas ciclorrutas, sí se planteaba conectar la red ciclística de la calle 103 y el futuro Regiotram.

(Le recomendamos: Personería Distrital destituyó a alcaldesa de Fontibón)

Lo que causó intriga es que dicho contrato supuestamente no se hizo bajo los parámetros establecidos por la ley; es decir, a través de una licitación. Además, se acordó un adelanto del 50 % del valor de las obras, una vez se presentara el plan operativo, el cronograma, el flujo de caja y el plan de contratación. Esto no fue aceptado por la nueva administración, que por ahora evalúa la terminación del contrato.

La primera alerta vino de la Veeduría Distrital. Pese a que la Alcaldía local le pidió acompañar el proceso, el ente de control rechazó la invitación al considerar que la modalidad de contratación iba en contravía del decreto 342 de 2019 del Gobierno Nacional, que adoptó los denominados “Pliegos Tipo”, en los que se establece que las actividades de intervención de la malla vial y espacio público no se pueden adjudicar a través de contratos interadministrativos.

Asimismo, evidenciaron que en marzo de 2019 ya habían intentado adjudicar el mismo contrato por licitación, pero el proceso no prosperó, por lo que consideran que el principal error fue falta de planeación. De la misma forma, el ente de control aseveró que los recursos públicos podrían estar en riesgo, dado que la cláusula 4 estipuló el pago anticipado del 50 %, sin dar mayores explicaciones alrededor de la decisión, ni fijó un método para corroborar el cumplimiento de los trabajos. De esta forma la Veeduría desistió de acompañar el proceso el 13 de diciembre.

Tras la adjudicación y ante las posibles irregularidades, el mismo ente de control lanzó el pasado 24 de enero una alerta temprana, por tratarse de un eventual caso de corrupción. En respuesta, la exalcaldesa explicó que su administración eligió ese tipo de contratación debido a los compromisos presupuestales asignados para la vigencia fiscal de 2019 al Fondo de Desarrollo Local y que si no los hubiera comprometido, la localidad habría perdido esos recursos.

(Le puede interesar: Ratifican condena contra Liliana Pardo y Miguel Moralesrussi por carrusel de la contratación)

Ante esta situación y tras la salida de Bocanegra de la Alcaldía local, la actual Secretaría de Gobierno decidió suspender el pago del anticipo. Además, pidió la revisión de los productos que entregó Sueje, así como la viabilidad técnica y jurídica de mantener el contrato bajo convenio interadministrativo, teniendo en cuenta que la ley no lo permite. “Se analiza jurídicamente la posibilidad de suspender o terminar el contrato, a fin de evitar un detrimento patrimonial”, dijo el secretario Luis Ernesto Gómez.

Bocanegra se ha defendido y a través de sus redes sociales ha dicho que no ha cometido ningún acto de corrupción. “En este último contrato con Sueje (entidad pública) me cercioré de hacer bien la justificación de la contratación (…) A Fonade le giramos el 50 % de los recursos con el cronograma y jamás se cuestionó, mucho menos se perdió la plata. Se les olvidó decir en el escándalo que hay pólizas sobre el manejo del dinero y una fiducia bancaria que lo maneja. Qué ridiculez decir que al girar los recursos se podían perder”.

Pese a ello, la Personería decidió atender la alerta de la Veeduría Distrital y abrirle una nueva investigación a Bocanegra, contra quien ya existe una inhabilidad por doce años, en primera instancia, por irregularidades en un proceso de contratación similar, tras la suscripción de un convenio con Fonade, por $9.594 millones, también para la intervención de la malla vial local, el espacio público, la interventoría y el mobiliario de la sede de la Alcaldía.

(Le puede intersar: Meritocracia se impuso a mermelada en elección de secretario del Concejo de Bogotá)

Dicha sanción se demoró, según el ente de control, debido a que en el proceso la exfuncionaria presentó cuatro solicitudes de nulidad, al parecer, para retrasar la investigación. Además, pese a que en 2018 fue citada en 31 ocasiones, en doce llegó sin abogado y en catorce no asistió a la audiencia. Entre estas últimas, ocho veces alegó incapacidad médica, pero ninguna la presentó ante la Secretaría de Gobierno para justificar su ausencia laboral.

Por ahora, a la espera de una determinación conforme al futuro del millonario contrato, Bocanegra deberá enfrentar en segunda instancia el proceso por las irregularidades en el contrato de malla vial, mientras se adelanta la nueva investigación por el proyecto de renovación de la plaza fundacional de Fontibón, que sigue en la mira de la Alcaldía.


Elección de alcaldes locales: a repetir seis convocatorias

La actual elección de alcaldes locales es un desafío. A pesar de que se presentaron 2.675 candidatos a la prueba técnica, para seleccionar a los que seguirían en carrera por las veinte plazas en disputa, el resultado no fue el esperado: solo 93 superaron el examen (3,6 %). Con una particularidad: en seis localidades ni siquiera hay candidatos para que las juntas administradoras locales puedan elegir la terna, que deben presentarle a la alcaldesa. Es el caso de Antonio Nariño (pasó uno de 85), San Cristóbal (dos de 104), Puente Aranda (dos de 151), Rafael Uribe (dos de 121), Sumapaz (ninguno) y Los Mártires (uno de 89). A estas se suman Chapinero, Ciudad Bolívar y Tunjuelito, donde apenas clasificaron tres por localidad.

Debido a esto, el Distrito no tendría más opción que repetir las pruebas donde no hay suficientes candidatos, salvo que prosperen los reclamos de los inconformes con la evaluación. Los resultados se conocerán hoy y mañana se publicarán los listados definitivos, para saber dónde seguirá el proceso como se tenía previsto y en dónde se tendrá que repetir.

*    *    *
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

Comparte en redes: