“El eje de nuestras políticas, son las personas y no los vehículos”

Guillo Dietrich, Subsecretario de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires es uno de los encargados de liderar los cambios en la movilidad de los bonarenses.

123rf

Todas las ciudades latinoamericanas experimentan diversos problemas de movilidad con el aumento de la migración campo-ciudad, el crecimiento poblacional, y los cambios que la globalización han influído en los sistemas industriales de cada país. Aprender de las experiencias de los países vecinos es importante para la revisión de nuestras políticas. En entrevista con El Espectador, Guillo Dietrich, Subsecretario de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires, habló sobre los programas de movilidad a los que le apuesta el gobierno local, centrándose en la ‘movilidad sustentable’.

SN: La ciudad de Buenos Aires cuenta con una gran oferta de transporte público para la movilidad de sus ciudadanos, ¿cómo lograr una articulación efectiva entre todos los servicios disponibles?

GD: Para lograr una articulación efectiva nosotros trabajamos para mejorar la calidad de los centros de transbordo, como por ejemplo Retiro, donde se articulan el subte (subterraneo), los trenes, colectivos y bicicletas públicas. Estamos haciendo lo mismo en otros centros de transbordo de mucha importancia, como son los de Constitución, Once y Chacarita.

Nuestra visión es de un sistema integral de transporte dónde se complementen el subte, el colectivo, el Metrobus y la bicicleta. Estamos trabajando para llegar a ese ideal.

El diseño de las ciclovías, por ejemplo, busca generar conectividad desde diversos barrios al área central y con los centros de transbordo, así como también con aquellos lugares que concentran un alto número de puestos laborales y de estudiantes.

La red de Metobus también fue estratégicamente pensada para que conecte puntos clave de la ciudad. Por ejemplo, hoy en Juan B Justo uno puede bajarse del Metrobus y tiene la posibilidad de poder hacer trasbordo con el tren, la bicicleta o simplemente caminar. Gracias a la peatonalización del Microcentro es más fácil acceder al Metrobus 9 de Julio.

Hoy en la Ciudad de Buenos Aires circulan 164 líneas de colectivo. La red de Metrobus, consolidada con los 4 nuevos corredores planificados para el 2015, mejorará la calidad en la prestación del servicio de 88 líneas de colectivos, esto representa el 53.66% del total de las líneas que circulan en la Ciudad.

SN: ¿Cómo han mediado con los problemas de seguridad en el transporte público, es una cuestión policial o la combinan con campañas pedagógicas?

GD: El ordenamiento del tránsito y la seguridad vial conforman uno de los cuatro ejes del Plan de Movilidad Sustentable. Sin embargo las medidas que desde este eje se derivan son transversales a todas las demás; no pueden llevarse a cabo obras como Metrobus o la peatonalización de Microcentro sin que se implementen medidas pertinentes de Seguridad Vial. Éstas incluyen el diseño y obra de infraestructuras, campañas de comunicación y campañas pedagógicas.

SN: ¿Y en términos de infraestructura?

GD: Para mejorar la seguridad de los peatones, hemos instalado cruces seguros o “bolsones”, semáforos con cuenta regresiva (al día de hoy contamos con 3.639), semáforos para ciegos (en total 54, planeamos instalar 100 más), rotondas e isletas, entre otros.

SN: ¿Y las apuestas pedagógicas que van dirigidas a los ciudadanos?

GD: Respecto a las campañas educativas y de comunicación, entendemos que ambas funcionan como canales claves para lograr una mejor convivencia entre todos los actores de tránsito.

Desde las Direcciones de Licencias, Seguridad Vial y de Agentes de Tránsito, en conjunto con otras áreas de gobierno, en los últimos años hemos llevado adelante distintos programas dirigidos a niños, adolescentes y adultos a modo de promover las medidas de seguridad vial y los valores de convivencia. La meta es la construcción de conocimiento y conciencia acerca del mundo de la movilidad desde la recreación, la educación y la capacitación.

Entre las campañas de comunicación menciono por ejemplo a la campaña “Somos todos peatones” que apuntó a la promoción de la prioridad del peatón, siendo éste el actor más vulnerable de la movilidad de la Ciudad. Otra, dirigida a promover la seguridad de los motociclistas, fue la campaña “Hacete ver” o “Cambia tu casco” que apuntaron ambas, y con mucho éxito, a incrementar el uso de chalecos y cascos. Al día de hoy llevamos entregados más de 2000 cascos.

Son también medidas de seguridad vial los diversos controles, en especial aquellos dirigidos a mitigar los dos factores de riesgo que más influyen en la participación de colisiones: el exceso de velocidad y la ingesta de alcohol. Los controles de alcoholemia se realizan los 365 días del año. A Abril de 2014 sumamos 81.464 controles en vía pública, incluyendo taxis, colectivos, Micros Escolares, Combis y particulares.

No podemos dejar de mencionar el trabajo de nuestro Cuerpo de Agentes de tránsito, asignados a las zonas de conflicto para intervenir a fin de desviar, cortar o cualquier otra medida preventiva que el tránsito necesite. Este año se sumarán, en total, 300 agentes nuevos a los 1.150 que hay actualmente.

SN: ¿Qué papel juegan el SUBTE y los diversos Metros en la movilidad de los bonarenses?

El papel de los subtes es fundamental ya que conecta los principales centros de transbordo de la Ciudad donde convergen trenes, colectivos y estaciones de bici. En estos centros cada día confluyen cientos de miles de personas; la mayoría de la gente se mueve en colectivo, 10 millones de viajes en colectivos por día, mientras que un millón usa el tren y un millón el subte.

SN: ¿Qué tipos de subsidios tiene el transporte y a quienes está dirigido?

GD: El estado Nacional es el encargado de subsidiar el boleto del transporte. Este subsidio está dirigido a todas las empresas de colectivos, trenes, etc. Como así también diferentes servicios de consumo, como el agua, el gas o la energía eléctrica.

La bicicleta en cambio se encuentra subsidiada por el Gobierno de la Ciudad. Es una política activa con un impacto positivo muy fuerte en el medio ambiente y en la calidad de vida de los vecinos. En los próximos años el sistema continuará siendo gratuito. En definitiva el objetivo es profundizar el cambio cultural, que ya se está dando, para promover una verdadera movilidad sustentable.

SN: ¿Se puede conciliar un transporte efectivo y cuidadoso con el medio ambiente?

GD: La cuestión ambiental ya no es una opción. Nuestro futuro y el futuro de nuestros hijos está en juego, ya nadie puede darle la espalda a esta realidad. Creemos que el camino hacia una Ciudad Verde es la receta para aplicar a toda la gestión, y por eso planificamos y mejoramos el transporte en esa dirección.

Con la expansión de la red de Metrobus, anualmente van a haber 49 mil toneladas menos de carbono en el aire, porque se va a reducir el consumo de nafta de colectivos y porque sus recorridos son más eficientes (ordenamiento). Esta cifra representa el 9 por ciento de la reducción de Gases de Efecto Invernadero comprometidas por la Ciudad, en el marco de las medidas de mitigación al Cambio Climático. También, con el traslado de colectivos de calles interiores hacia grandes avenidas vamos a librar a los vecinos y transeúntes de la contaminación que hoy viven, tanto del aire como sonora.

Metrobus es así un enorme paso hacia adelante en el camino que nos lleva a una Ciudad cada vez más verde. La bicicleta es otro ejemplo de alternativa de transporte sustentable. Al no necesitar combustible, ahorra energía evitando así el consumo de recursos no renovables y por lo tanto no emite gases de efecto invernadero que contaminan el aire. Además, no genera ruido, por lo que reduce la contaminación acústica de la Ciudad. Su uso contribuye con la disminución del calentamiento global y la construcción del futuro de nuestras próximas generaciones.

Para lograr una Buenos Aires totalmente verde, todos tenemos que participar, cada uno es una pieza fundamental de todo este engranaje, donde el primer paso es tomar conciencia. Desde el Gobierno ya la tomamos, sabemos que el camino verde es el de la solución y estamos trabajando con toda nuestra energía en esa dirección.

SN: En los últimos años las ciudades latinoamericanas enfrentan un aumento paulatino de población. Lo que representa no sólo  un mayor número de usuarios en el transporte público, sino también en un aumento de usuarios en auto ¿Cómo ha lidiado el gobierno de Buenos Aires con dicho fenómeno?

GD: La congestión es un problema de todas las grandes ciudades del mundo. La principal causa es el crecimiento de los vehículos que circulan en un espacio que no cambia, no se agranda. En Buenos Aires circulan cerca de 1,5 millones de autos cada día hábil. Hoy se está empezando a entender que el problema no se soluciona construyendo autopistas o agrandando las avenidas. Porque a medida que creas más espacio para el auto, generas más congestión. Por eso, hoy la discusión no debe centrarse en la congestión, sino en la Movilidad.

Abarcar la problemática en términos de movilidad significa que el eje de nuestras políticas, son la gente, las personas, cada una de ellas y no los vehículos. El 70% de la ciudad es calle. Desde el Gobierno de la Ciudad ponemos en discusión el uso de este espacio, para ver cómo lo distribuimos entre todos.
El Transporte Público es el que está al alcance de la mayoría, por eso apostamos a políticas que le dan prioridad, impulsando así formas innovadoras de movernos (como son el Metrobus y la bicicleta) y mejorando las existentes.

SN: Un ejemplo…

GD: La experiencia de Metrobus en la Avenida 9 de Julio es un claro ejemplo de democratización del espacio público. Mientras que en un colectivo viajan 60 personas, ocupando el mismo espacio dos autos trasladan entre 1-3 personas. Con Metrobus 9 de Julio logramos un 50% de reducción en los tiempos de viaje de los colectivos y ni hablar de la experiencia de espera en estaciones de primer mundo. Paradójicamente, el ordenamiento benefició la circulación de los demás vehículos.
La actual red de Metrobus alcanza 40 km, transportando 650.000 personas todos los días con una reducción de tiempo de viaje de hasta 50%. Las ciudades modernas invierten cada vez más en los servicios de transporte público. Metrobus es una de las estrategias más usadas a nivel mundial para solucionar el problema de la congestión. La bicicleta también es una política que día a día suma nuevos adeptos.

Desde el gobierno queremos que los ciudadanos viajen seguros, cómodos y lleguen más rápido donde hay que ir, porque el tiempo que pasamos viajando de un lugar a otro es valioso. El principal objetivo es darle autonomía al individuo, ofreciéndole más opciones de movilidad. Queremos una Ciudad donde las personas tengan más lugar para caminar, socializar y disfrutar del espacio público.

SN: ¿Pero dichas apuestas hacen parte de un programa específico?

GD: Metrobus y el sistema público de bicicletas son dos medidas que forman parte de un programa integral de movilidad: el Plan de Movilidad Sustentable. Se trata de una política pública compuesta por 4 ejes: a) el rediseño del espacio público para darle prioridad al transporte público, que además de ser utilizado por la mayoría de la población (casi un 80%), también es el más eficiente, menos contaminante y más fácil de expandir; b) la promoción de la movilidad sustentable, como las bicicletas y el caminar; c) la incorporación de tecnologías que permiten brindar información en tiempo real para que quienes se mueven en la ciudad puedan tomar la decisión más eficiente en cada momento de su día; y por último d) el ordenamiento del tránsito y las medidas de seguridad vial. Este eje es fundamental ya que acompaña a todas las medidas que conforman el Plan integral de Movilidad Sustentable con el objetivo principal de reducir los siniestros viales, colaborando en el ordenamiento de los actores de movilidad y fomentando su respeto mutuo.

 

últimas noticias