El enfermo que no llegó a urgencias

Las cuatro víctimas del accidente en la Autonorte venían de Úmbita para llevar a un familiar a un centro asistencial. Ernesto Manzanera, quien supuestamente provocó el choque, se entregó ayer a las autoridades. Enfrentaría cargos por homicidio culposo.

El campero en el que viajaban se estrelló contra el poste de un puente. / Bomberos

Las familias Moreno y Naranjo lloran su tragedia tras el accidente que ocurrió en la madrugada de ayer en la autopista Norte con calle 134 y en el que fallecieron cuatro de sus miembros. También lo hace la familia Manzanera Mier al conocer que uno de sus hijos es señalado como el posible responsable del accidente.

Anoche, mientras los Naranjo Moreno esperaban que Medicina Legal les entregaran los cuerpos de sus familiares, Ernesto Manzanera Mier, de 24 años, se entregó a las autoridades. A las 6:40 de la tarde compareció con su abogado en la Uri de Paloquemao.

El fatal choque se registró pasadas las 3:00 de la mañana y en él murieron Edilfonso Naranjo Forero; su esposa, María Marlén Moreno; su cuñado, César Augusto, y su suegro, José del Carmen. Ellos viajaban en un campero Mitsubishi, cuando los chocó un automóvil Volkswagen Jetta rojo. Producto de la colisión, el campero se salió de la vía y se estrelló contra la base del puente peatonal de la estación Alcalá de Transmilenio.

Pero la historia detrás del accidente es insólitas. Según los parientes de las víctimas, Edilfonso, Marlén y César viajaron en la noche del lunes a Úmbita (Boyacá) para traer a José del Carmen de urgencia a un hospital. El señor estaba en delicado estado de salud, por un problema del corazón y necesitaba atención especializada.

Pasada la medianoche, los cuatro iniciaron su viaje de regreso a Bogotá en un campero Mitsubishi y a las 3:00 a.m. ingresaron por la autopista Norte. A la altura de la calle 134 se produjo el accidente. Después del choque, según los testigos, el conductor del Volkswagen se bajó y abordó un taxi rumbo al sur. Edilfonso, César y José murieron instantáneamente, mientras que María Marlén fue trasladada a la clínica Reina Sofía, donde murió minutos después. De las víctimas se sabe que José del Carmen se dedicaba a las labores del campo en Úmbita, Edilfonso y César eran panaderos, y Marlén trabajaba en Deprisa, empresa de encomiendas de Avianca. Los últimos tres vivían en Soacha (Cundinamarca).

Según el comandante de la Policía de Tránsito de Bogotá, coronel Manuel Silva, al causante del accidente lo identificaron casi de inmediato por las placas del vehículo. Se trataba de Ernesto Manzanera, de 24 años, quien es piloto de la aerolínea Avianca. Silva agregó que, según versiones preliminares recogidas por la Policía de Tránsito, el vehículo de Manzanera estaba en medio de una carrera ilegal o “pique”, como se las conoce popularmente. Pero esto aún no sido comprobado por las autoridades.

Al final de su declaración, el comandante añadió que en medio del levantamiento de los cadáveres, la familia del joven se presentó en el lugar del accidente con un abogado. “Aseguraron que son conscientes de la gravedad de los hechos y que el compromiso es que se presentará ante la justicia”. La entrega se dio al final de la tarde. En principio, Manzanera Mier tendría que enfrentar cargos por homicidio culposo, que le podrían representar una pena de cinco a 10 años de prisión. Ante lo sucedido, los familiares de las víctimas les pidieron a las autoridades que le apliquen todo el peso de la ley.

Aunque hay versiones de que el conductor del Volkswagen Jetta estaba bajo los efectos del alcohol, parece que esto no se podrá probar, debido a su fuga y al tiempo transcurrido desde el accidente hasta su entrega. Seguro una prueba de alcoholemia sería negativas.

En las últimas semanas se han registrado otros hechos similares. Uno de ellos ocurrió el lunes en la madrugada, en la localidad de Fontibón, donde un hombre de 65 años fue atropellado por un carro particular. El conductor, al parecer, conducía borracho. También, exactamente hace un mes, un vehículo con placas diplomáticas venezolanas atropelló tres peatones y embistió dos taxis en la calle 45 con Séptima. El conductor, Aníbal Enrique Tapia , de 26 años, conducía embriagado.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Movilidad, entre el 1º de enero y el 30 de septiembre de este año se han presentado 21.750 choques, en los que han resultado heridas 11.047 personas y fallecido otras 420. Además, el Distrito agregó que es habitual que en diciembre aumenten los accidentes, sobre todo por las festividades del 25 de diciembre y el 1º de enero.

 

últimas noticias