En el Fondo de Vigilancia "se venían manejando las cosas con las patas"

Así lo dijo la gerente de esa entidad, Natalia de la Vega.

Luego de las múltiples denuncias realizadas por el concejal Javier Palacio Mejía con respecto a presuntas irregularidades en contratación en el Fondo de Vigilancia y Seguridad de Bogotá, la gerente de esa entidad, Natalia de la Vega, dijo que ella también comparte gran parte de las inquietudes manifestadas por el cabildante y señaló que “allí se venían manejando las cosas con las patas”.

El concejal reveló nuevos hallazgos de presuntas irregularidades:

  • La construcción de la nueva sede de la Policía Metropolitana está parada porque se dejó vencer el contrato de la interventoría y hay 5 mil millones de pesos a punto de convertirse en un elefante blanco.
  • No se han construido, a pesar de contar con los recursos, tres periféricos que brinden un plan candado a la ciudad en momentos de ataques terroristas o emergencias; dos fuertes ambientales en entrenubes y salitre y el mantenimiento al de suba y el parque nacional; y la estación de policía en Barrios Unidos.

“También había solicitudes urgentes para comprar elementos y equipos que mejoraran las condiciones de seguridad de la ciudad y no se hicieron tales como: motocicletas para la policía de infancia y adolescencia, no se invirtió un solo peso en los caballos de las patrullas de Carabineros que custodian los cerros orientales. Si se presenta un solo caso infeccioso como la anemia equina se mueren los equinos porque no les fue suministrada a vacuna. No se hizo nada para fortalecer la vigilancia con cámaras. De casi 300 cámaras hoy solo funcionan algo más de cien”, dijo Palacio.

Igualmente, indicó que las Casas de Justicia están a punto de derrumbarse como la de Suba o abandonadas como la de San Cristóbal. En este sentido, dijo que estaba previsto invertirse 3 mil millones de pesos y solo se invirtieron 100 millones.

“A la brigada trece que garantiza la seguridad rural de Bogotá los dejaron con los crespos hechos porque no entregaron los recursos para construir los alojamientos de la PM 13 ni se hizo la compra de equipos de inteligencia y comunicaciones necesarios para garantizar la seguridad de los bogotanos que habitan las zonas rurales”, agregó.

Manifestó su preocupación por el servicio en la línea de emergencias 123, pues según el concejal de 70 mil llamadas diarias entre 12 mil y 14 mil se pierden porque no son atendidas por falta de personal.

“En el fondo no sabe el paradero de 133 carros y 178 motos de su propiedad, solo el 10 por ciento de los vehículos del fondo tienen al día la revisión técnico mecánica. Al contratista Equirent le están quedando libres 532 millones de pesos mensuales desde hace 17 meses por seguir rentando patrullas de policía viejas que ya cumplieron su ciclo de vida útil”, concluyó Palacio.