El 'gimnasio para el cerebro' de adultos mayores de la U. Nacional

Un programa desarrollado en Bogotá con el fin de incentivar habilidades en adultos mayores.

AFP

 Atención, memoria, razonamiento y velocidad del lenguaje forman parte del programa “Mentes en acción”, el único en Bogotá dirigido a mejorar las habilidades comunicativas y cognitivas de los adultos mayores.

El programa Promocio?n de Habilidades Comunicativas, Lingüísticas y Cognitivas Dirigido al Adulto Mayor “Mentes en Acción” fue diseñado en el año 2008 como resultado de un trabajo de grado presentado en el Programa de Fonoaudiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia, el cual recibió, en 2009, el Premio Otto de Greiff al Mejor Trabajo de Grado del Área de Salud.

Su carácter innovador radica en que es uno de los pocos programas que se adelantan en la capital del país, que centra su atención en los adultos mayores sanos. Además, es un programa diseñado por fonoaudiólogas de la U.N. que presta un servicio que no existe en Bogotá.
“Se trata de una especie de gimnasia para el cerebro. Por tanto, ellos vienen a un entrenamiento”, señala su coordinadora, María Fernanda Lara, docente del Departamento de la Comunicación Humana de la U.N.

Cada edición de “Mentes en acción” tiene una duración de ocho semanas y una intensidad de 24 horas. Se realizan valoraciones antes de iniciar el curso, para clasificar a los participantes de acuerdo con su nivel de desempeño, y al finalizar las sesiones para valorar sus avances.
A finales del presente mes se iniciará la edición número 17 de este curso que ya han tomado alrededor de 700 personas. Algunos de ellos, como Carmenza Martínez, lo han realizado en más de una ocasión.

“Es muy difícil alcanzar un estándar de bienestar y más cuando se es tan mayor”, asegura Martínez, para quien su incursión en el programa le ha permitido mejorar la memoria y la atención, además de sentirse más activa e integrada a su entorno.

“Las dificultades del lenguaje, la memoria, la atención y el razonamiento, que se dan como resultado del proceso de envejecimiento normal, han generado la necesidad de crear diferentes estrategias que permitan abordarlas y minimizar sus consecuencias en la calidad de vida de las personas que las sufren”, afirma la profesora.

Según la docente, al evaluar el desempeño (antes y después) de los participantes, se encuentra un impacto positivo en la calidad de vida, en habilidades cognitivas como la atención y la memoria, y en las habilidades comunicativas y lingüísticas.

Se trata de ejercicios complejos que suelen ser muy escasos en los programas de estimulación para personas adultas. Aquí se les recomienda la realización de ejercicios para la memoria, y además, se les indica qué otro tipo de ejercicios pueden hacer, y en qué contextos.

En el programa “Mentes en acción” se adelantan talleres donde los ejercicios son controlados para saber qué sirve o qué es efectivo para ellos.

“La idea es estimular la reserva cognitiva, pues se sabe que las personas que mantienen la actividad intelectual pueden disminuir el impacto de ciertas enfermedades degenerativas como el alzhéimer, por ejemplo”, señala la Lara, PhD en Fonoaudiología.

Nancy Pavia conoció “Mentes en acción” cuando llegó a la U.N. buscando la forma de realizar terapia del lenguaje para intentar recuperarse de un derrame cerebral que le “desordenó la biblioteca”, comenta entre sonrisas.

“Lo que me pasó no fue gradual sino intempestivo, no sabía cómo poner nuevamente en orden mis ideas y mis actos, y el programa me ayudó a ordenar y a recuperar información que tenía refundida”, menciona.

Martínez y Pavia destacan que, además del entrenamiento que reciben dentro del programa, este se ha convertido para ellas en un espacio diferente para el ocio y el entretenimiento.