El lado verde de los candidatos a la Alcaldía

Eliminar la minería ilegal, promover la expansión urbana bajo un modelo de ciudad compacta y cambiar el modelo del manejo de residuos sólidos en la capital son algunas de sus coincidencias.

Si Gina Parody es la próxima alcaldesa de Bogotá, la ciudad tendrá un observatorio ambiental para monitorear el río Bogotá. Si es Gustavo Petro, el río no será tratado en una sola planta, sino en miles de puntos de descontaminación, distribuidos por todos los barrios de la ciudad. Y si el nuevo mandatario es Carlos F. Galán, los bogotanos podrían dejar de pagar las tarifas por recolección de basuras si separan los residuos en sus hogares. Estas fueron algunas de las conclusiones del debate ambiental adelantado por El Espectador, Fescol, el Foro Nacional Ambiental y el Canal Caracol.


También se confirmó, una vez más, que llegó la hora de recuperar el río Bogotá, que hay que decir adiós a la minería ilegal y que es inaplazable el mayor aprovechamiento de las 6.200 toneladas de residuos que produce a diario la ciudad. En eso coincidieron los candidatos Gina Parody, Gustavo Petro, Carlos Fernando Galán, David Luna y Aurelio Suárez.


Uno de los grandes retos del próximo mandatario será definir cómo seguirá creciendo la ciudad, además de solucionar el déficit de vivienda que hoy llega a 360 mil unidades residenciales; ninguno está interesado en expandir la ciudad hacia la periferia. Parody y Petro son los más convencidos de impulsar una ciudad compacta.


El gran ausente del debate fue el candidato del Partido Verde, Enrique Peñalosa, quien con seguridad habría discrepado en este punto, debido a que en múltiples ocasiones ha manifestado su intención de construir en la periferia.


A la lista de puntos comunes entre los aspirantes se sumó el de eliminar la minería ilegal y de estudiar la posibilidad de erradicar las extracciones que actualmente siguen amparadas por la ley. Hoy en la capital funcionan 111 canteras, de las cuales apenas siete son legales, pero como asegura Suárez, generan gran impacto ambiental en la capital. Para el geólogo y ambientalista Julio Fierro es satisfactorio que los candidatos estén manejando este tema, que hasta hace poco era invisible en la agenda pública.


También son similares las propuestas para el manejo de residuos. Según los candidatos, se debe revisar la actual licitación de recolección, barrido y limpieza, así como reformular una política que no sólo promueva el aprovechamiento de residuos, sino el empoderamiento de los cerca de 20 mil recicladores de Bogotá.


Acerca del futuro del río Bogotá, que a diario recibe 900 toneladas de desperdicios, las propuestas empiezan a dividirse: mientras para Petro es urgente replantear el proyecto de recuperación de la fuente hídrica, que hoy está concebido a partir de la nueva planta de Canoas en Soacha, Galán cree que lo mejor es continuar con lo planeado para no generarle mayores pérdidas a la ciudad. Luna cree que es urgente conseguir los recursos para el saneamiento y Suárez insiste en que la estrategia es transformar el actual modelo de ciudad en el que prima el interés particular sobre el general.


El debate fue la oportunidad para que Parody se foguera por primera vez en su discurso con las ideas de Antanas Mockus, quien en primera fila estuvo pendiente todo el tiempo de quien definió como una de sus alumnas más pilas.


Para la consultora internacional Margarita Pacheco y para el director del Foro Nacional Ambiental, Manuel Rodríguez, la discusión demostró que a diferencia de otros años, hay mayor conceptualización del tema en la campaña. Aunque temas cruciales como el cambio climático y la ciudad región quedaron en el tintero, al final se concluyó, como lo señaló el ambientalista Germán Andrade, que por fin los candidatos están tomando en serio los temas ambientales. Resta esperar si podrán lograr que Bogotá se reconcilie de una vez por todas con sus recursos naturales.


Puntos claves


Carlos F. Galán
El candidato de Cambio Radical aboga por detener la expansión de la ciudad, redensificarla y crear una red de municipios satélites que no sean simplemente residencia de quienes trabajan en Bogotá. Apoya un segundo aeropuerto fuera de la ciudad. También construir el metro y ampliar la red de ciclorrutas para frenar los niveles de contaminación.


Gina Parody
Cree en una ciudad compacta, en un aeropuerto igual de grande, pero más eficaz, y en la participación ciudadana para diezmar la contaminación del río Bogotá. Propone un pico y placa voluntario y la siembra de árboles para reducir la huella de carbono de los ciudadanos. Asegura que el 70% de los residuos bogotanos son reutilizables.


Gustavo Petro
Propone un cambio fundamental en la manera en la que la ciudad se ha venido desarrollando. Rescatar las fuentes hídricas y reordenar el territorio en torno a ellas. Quiere frenar la expansión de la ciudad y densificar el centro. Para descontaminar el río Bogotá propone el establecimiento de cientos de plantas de tratamiento residuales en barrios y edificios.


Aurelio Suárez
El principal problema de la ciudad es la manera en la que los intereses privados han intervenido en los procesos de la ciudad en detrimento del medio ambiente, ya sea la limpieza del río Bogotá (cooptada por pocos actores) o la ampliación del aeropuerto. No está de acuerdo con la renovación urbana, ya que ésta implicaría expulsar habitantes del territorio.


David Luna
Propone una autoridad única con representación de la Nación y la región para que reordene la ciudad y sus asentamientos. Asegura que su gobierno tendrá la voluntad política para asegurar los recursos para la limpieza del río Bogotá. También aboga por separar las funciones militares de las funciones comerciales del aeropuerto de Bogotá.

Temas relacionados