El liberal y el pastor

David Luna, del Partido Liberal y Gustavo Páez, del PIN, fueron compañeros en el Concejo de Bogotá. El primero lleva 17 años de carrera política en Bogotá, el segundo, es una importante figura en la política cristiana de la ciudad.

“No juego con los sueños de los ciudadanos”

Gustavo Páez: ¿Cuál ha sido su peor día durante la campaña?

David Luna: Cuando escuché a Gustavo Petro decir que iba a regalar el agua, propuesta que es imposible de cumplir y que hizo irresponsablemente para ganar votos.

Siendo usted un discípulo de Peñalosa, ¿no le preocupa que su 6% en las encuestas le haga falta a él para ser alcalde?

Al revés.. Muchos liberales podrían estar en estos momentos con Gustavo Petro.

¿Podría usted jurar sobre la Biblia que no se va a unir con nadie y que va hasta el final?

Sí. Voy a llegar hasta el 30 de octubre. No solo por convicción y por respeto a mis electores, sino porque mis alianzas son con los ciudadanos: con los taxistas, las personas en situación de discapacidad y, entre otros, las madres cabeza de hogar.

¿Por cuál de nuestros competidores jamás votaría?

Por Gustavo Petro; parafraseando a Jaime Castro, es un populista ilustrado. Yo prefiero perder una elección antes que comprometerme con algo que no soy capaz de cumplir. No juego con los sueños de los ciudadanos.

Usted dice ser un renovador en la política, pero está rodeado de apellidos como Serpa y Turbay...

Yo no soy hijo de un político, no tengo grandes cantidades de dinero, hago la política en la calle. No me parece malo que en mi partido haya apellidos de familias que provienen de la política, siempre y cuando tengan virtudes y principios. Miguel Uribe Turbay es un maravilloso candidato al Concejo como lo es Horacio José Serpa.

¿No le parece que tanto actor de farándula que lo rodea le da un aire de frivolidad?

No. Lo que quisimos demostrar es que no hay gremio que no nos esté apoyando. Como aparecieron los actores en gratitud por la manera en la que los ayudé con la ley de Fanny Mickey en el Congreso, aparecieron los taxistas, las madres de cabeza de hogar, las personas en situación de discapacidad...

Usted le hizo una oposición fuerte al gobierno de Lucho Garzón en el Concejo, ¿qué le parece que ahora ande con Peñalosa?

Es curioso. Porque Lucho Garzón es corresponsable de la debacle que vive Bogotá. Pero le contesto otra sobre alianzas: yo en los zapatos de Peñalosa jamás hubiera sacrificado a Mockus por Uribe.

“Menos condones y más valores”

David Luna: ¿Quién financia su campaña?

Gustavo Páez: La gente de las iglesias nos ha hecho donaciones. Dios ha provisto y la gente nos ha colaborado. No nos hemos gastado más de $100 millones.

¿Qué iniciativa importante ha sacado el PIN para Bogotá?

Al PIN llegué hace seis meses. Le puedo hablar de mi antiguo partido, Pacto. Nosotros sacamos el día de la familia, el programa de atención para la prevención de la violencia intrafamiliar y fui el autor del proyecto de los 20 gestores para prevenir la violencia de las barras bravas.

Nosotros hemos liderado una propuesta para proteger los niños y sancionar a los maltratadores. ¿Está de acuerdo con la prisión perpetua?

Nosotros hemos propuesto la castración biológica y que la persona que hace este tipo de cosas no solo debe pagar por lo que ha hecho sino resarcir por lo menos socialmente a las familias.

¿Por qué el PIN y no Pacto?

Nosotros soñábamos con participar como comunidad cristiana. Yo hice un esfuerzo, logré una curul en el Concejo, después luché para que todas las comunidades cristianas nos uniéramos y pudiéramos sacar un partido fundamentado en el teísmo bíblico. El año pasado nos quemamos con 65 mil votos. Sin medios de comunicación, sin recursos, sin oportunidad en muchos escenarios, el Consejo Nacional Electoral nos exigió 270 millones para la lista al Concejo, por eso nos acercamos al Partido de Integración Nacional, que nos invitó a que participáramos y renováramos ese partido con nuestros postulados.

¿Cree en las políticas de planificación?

La prevención se debe hacer en la familia y en los colegios, con menos condones y más valores.

¿Qué medidas tomaría para que los vendedores ambulantes tengan una vida digna o que puedan agremiarse?

Proponemos que las estaciones de Transmilenio tengan segundos pisos para poner locales comerciales. Si vamos a sacar a los vendedores ambulantes de la calle, démosles una oportunidad.

David Luna

Yo, en los zapatos de Peñalosa, jamás hubiera sacrificado a Mockus por Uribe.

Llevo 17 años trabajando por esta ciudad, y estoy aspirando a la Alcaldía porque es mi sueño.

Gustavo Páez

Las estaciones de Transmilenio deberían tener segundos pisos para poner locales comerciales para los vendedores ambulantes.

En las iglesias nos han hecho donaciones. Dios ha provisto y la gente nos ha colaborado. No nos hemos gastado más de $100 millones.

Temas relacionados

 

últimas noticias