El mercado campesino vuelve a la Plaza

Este viernes, desde las 7:00 a.m., en la Plaza de Bolívar estarán 800 campesinos vendiendo productos a mejores precios que en las grandes superficies.

Este viernes, la Plaza de Bolívar será de nuevo una gran plaza de mercado. /Archivo
Este viernes, en la Plaza de Bolívar, 800 campesinos de la región central tendrán a la venta casi 600 toneladas de alimentos como hortalizas, huevos, frutas, quesos, miel y granos, entre otros productos. Todo sin intermediarios y a mejor precio que en los supermercados. En la última década, un día al año, la capital ha sido el escenario del Gran Mercado Campesino, apuesta social y política que busca defender la agricultura y la soberanía alimentaria.
 
Por eso, además, de platos típicos y música carranguera, se escuchará a la gente del campo hablar de intercambio de semillas nativas, cambio climático, reservas campesinas y agricultura sin pesticidas. “Los mercados campesinos son un legado histórico, que no puede morir por las grandes plataformas”, dice Everto Díaz, vocero del Comité de Interlocución Campesina y Comunal (CICC), que agrupa las organizaciones nacionales y regionales que le dan vida a este evento y a los que se realizan cada 15 días en 14 parques de la ciudad. 
 
El primer domingo de junio se celebra el Día Nacional del Campesino, como lo establece un decreto que expidió el presidente Guillermo León Valencia hace 50 años. El origen de esa fecha, que pocos conocen, habla de la histórica relación de abandono que ha tenido el Estado colombiano con su campo: la iniciativa no nació del Gobierno, sino de un ciudadano de Caldas, y no reivindica la vocación agrícola del país, sino que destaca la memoria del papa Juan XXIII, quien murió el 3 de junio de 1963 y, dicen, tenía procedencia campesina.
 
Belisario Gil, otro de los voceros de la comercialización de los mercados campesinos, cuenta que la mitad de la riqueza del país venía del campo en los años 70. Hoy, el campo representa solo el 7% del Producto Interno Bruto del país. “Somos un país rural, pero la actividad agrícola ha sido la gran cenicienta de las políticas agrarias”, dice Gil, quien critica que en once años de existencia de los Mercados Campesinos en Bogotá, el Ministerio de Agricultura nunca ha respaldado la iniciativa. 
 
“La realidad de los campesinos es difícil. La concentración de la tierra en el país es enorme. Más del 63% está en manos del 1%. Los campesinos tienen el 9% de la tierra del país y allí producen el 70% de los alimentos que comen los colombianos”, agrega Díaz, para quien esta fecha, más que un festejo, debe ser un reconocimiento de quienes se dedican a los oficios del campo. En Colombia, según el Banco Mundial, cerca de la mitad de los campesinos están por debajo de la línea de pobreza, según cifras de 2012.
 
Jorge Sastoque, director de Economía Rural de la Secretaría de Desarrollo Económico, reconoce que a pesar de que los mercados campesinos son una iniciativa de las últimas tres administraciones, los recursos destinados desde el Distrito siguen siendo insuficientes para sostener esta iniciativa. Además se queja de que la Contraloría cuestione los planes de acción de la administración con este programa, aduciendo que no se deben invertir recursos en mercados que van más allá de la capital.
 
“Nuestros campesinos no tienen dolientes. Definitivamente se requieren más recursos, porque cuando no se puede garantizar la continuidad de los mercados quincenales, los procesos se debilitan y se van a pérdidas”, dice Angélica Gutiérrez de la Alianza Campesina Comunal.
 
Por lo pronto, este viernes, una vez más al centro de Bogotá llegarán los campesinos, en su mayoría mujeres, a vender sus productos de Boyacá, Cundinamarca, Meta y Tolima. Se organizaron y contrataron sus propios camiones para venir, porque ellos saben lo que parece desconocer el Gobierno Nacional: que cuando un campesino vende sin intermediarios, gana más del 50% de lo que recibe vendiéndole a un tercero.
 
 

 

Temas relacionados

 

últimas noticias