El método con el que buscan estudiar los sismos en Colombia

La universidad Antonio Nariño y la Universidad Nacional desplegaron siete estaciones sismológicas y tres multiparamétricas alrededor de Bogotá para caracterizarlos.

Imagen de referencia/ EFE

A propósito del VI Simulacro Nacional de Emergencias, que se realizó este miércoles, los grupos de geofísica de la universidad Antonio Nariño y la Universidad Nacional con sede en Bogotá presentaron las siete estaciones sismológicas y tres multiparamétricas que desplegaron en lugares estratégicos de la región central del país, con el objetivo de entender el origen y la evolución de la sismicidad, el por qué se producen los sismos en esta zona del país.

Según el Servicio Geológico Colombiano, el país tiene un alto riesgo sísmico debido a su ubicación en el Cinturón de fuego del Pacífico, el cual también afecta al resto de países de Sudamérica y del mundo que limitan con el Océano Pacífico.

Un sismo es un proceso de generación de ondas y su posterior propagación por el interior de la Tierra. Al llegar a la superficie de esta, las ondas se dejan sentir tanto por la población como por estructuras, y dependiendo de la amplitud del movimiento (desplazamiento, velocidad y aceleración del suelo) y de su duración, el sismo producirá mayor o menor intensidad.

“No pretendemos pronosticar las actividades sísmicas, porque eso hasta el momento es imposible. El objetivo es caracterizar estos fenómenos”, explicó Alexander Caneva, director del grupo de investigación Antonio Nariño.

El proyecto, que apoya Colciencias, cuenta con estaciones sismológicas en Usme, Villavicencio, Tunja, Zipaquirá y Chicoral, las cuales permiten registrar los movimientos telúricos y analizar la localización de los epicentros de los sismos y sus magnitudes.

Además, consta de tres estaciones las cuales están integradas, cada una, por dipolos eléctricos, magnetómetro y sismómetro banda ancha, equipos que permiten registrar variaciones de potencial eléctrico, anomalías magnéticas y registrar sismos, respectivamente.

Caneva explica que “con estas intentamos identificar una posible relación entre las señales electromagnéticas que se registran y el surgimiento de los terremotos, para así contar con información adicional para entender dónde y cómo se pueden originar.

Sensor sísmico, magnetómetro, dipolo eléctrico / Cortesía UAN

“Nuestro objetivo principal es analizar qué sucede en la Sabana de Bogotá y sus alrededores, por eso con la ubicación de las estaciones intentamos rodear la ciudad”, agregó.

Las estaciones no requieren operario alguno, registran la información y esta es trasmitida en tiempo real, vía celular, al centro de procesamiento de datos de Bogotá, conformado por los grupos de investigación que lideran el estudio. 

En los últimos 17 años, en Colombia se han presentado 11 terremotos. El último fue el 30 de septiembre de 2017, el cual registró una magnitud de 5,5, según la escala de Richter, afectando a la población de Santander y Norte de Santander. 

 

últimas noticias