El mural que le dice a Sergio Urrego que su legado está vivo