El plan para reubicar a 350 personas en Caparrapí, Cundinamarca

La Gobernación de Cundinamarca invertirá $1.500 millones para reparar quienes se vieron afectadas por un deslizamiento que se presentó el pasado 30 de mayo en la inspección de San Carlos, en la vereda La Calaca.

Gobernación de Cundinamarca

Al menos 53 familias de la inspección de San Carlos, en la vereda La Calaca, en el municipio de Caparrapí, Cundinamarca, serán reubicadas luego de que un alud, que se presentó el pasado 30 de mayo, se llevara consigo parte de las casas que se encontraban a su paso. 

Según anunció la Gobernación de Cundinamarca, se inventirán $1.500 millones de pesos para adelantar la reubicación de las 350 personas en unidades residenciales de 36 metros cuadrados, así como los demás trabajos que se han hecho en los últimos días, entre los que se encuentra el restablecimiento de la vía que conecta a tres veredas, la identificación de las viviendas en alto riesgo y la reparación a los trabajadores de la mina que se encuentra cerca de la inspección afectada. 

"Durante el día, desarrollamos una brigada de atención integral en salud, que además de lograr la caracterización de la población, los profesionales realizaron triage, vacunación, medicina general, higiene oral, enfermería y Atención Primaria en Salud - APS, entre otras especialidades", informó el gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey.

Entre las otras acciones que se realizarán en la zona se hará una intervención el 12 de junio con el fin de involucrar a los habitantes de la zona en proyectos productivos y se les dará a las familias afectadas un subsidio de arrendamiento por los primeros tres meses.

Así mismo, en la zona se adecúan cuatro carrotanques para el abastecimiento de agua, Codensa se comprometió a restaurar el servicio lo más pronto posible, mientras que el Instituto Departamental para la Recreación y el Deportes (Indeportes) hace intervenciones al área deportiva de la escuela de la vereda.

La emergencia se presentó el pasado 30 de mayo, que un alud de tierra afectó 43 viviendas del municipio de Caparrapí. Mientras los habitantes de la inspección asegura que la remoción de tierra se debió a los trabajos que se adelantan en una mina en la parte alta de la montaña,  Unidad Administrativa Especial para la Gestión del Riesgo de Desastres (Uaegrd) manifestó que el deslizamiento se presentó a las fuertes lluvias y a la presencia de una falla geológica en la zona. 

 

últimas noticias

¿Positivo para tala?

Perimetral de Oriente: la gente tenía la razón