El plan para renovar la Santamaría

El Distrito tiene listo un proyecto para ampliar la oferta cultural en el escenario tradicional de la tauromaquia. La inversión asciende a $37 mil millones. La obra estaría lista antes de 2018.

Ver infografía

La Plaza de Santamaría está cada vez más lejos de ser sólo un escenario tradicional para la tauromaquia. Después de que el alcalde Gustavo Petro prohibió las corridas de toros, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) comenzó una tarea para adaptar el lugar a otras actividades. Primero fueron las obras de reforzamiento estructural (el 50% de la plaza se encontraba en estado de vulnerabilidad), que están en etapa de diseño. Ahora, el instituto está concentrado en dos fases de “cuidado intensivo”: la ampliación y restauración de la plaza y el mejoramiento del espacio público que la rodea. Para este fin, el Distrito asignó $37.000 millones. (INFOGRAFÍA)

En 2013, el IDPC invirtió $900 millones en la elaboración del proyecto urbano que se presenta a continuación en la infografía. Algo que queda claro es que la remodelación de la plaza apunta a actividades que no están relacionadas con la tauromaquia. Un ejemplo es que habrá una dotación de equipos de sistema acústico e iluminación para diferentes eventos, se ampliarán las zonas de servicios administrativos y se contemplan futuras actividades como “cine, ferias culturales, exposiciones de flora y fauna, desfiles de moda, patinaje sobre hielo, skateboard, boxeo, esgrima, cerámica, danza clásica y contemporánea...”. Aunque la tauromaquia también aparece como una actividad que se puede realizar, el IDPC realizó una encuesta que señala que el 72% de los ciudadanos prefiere que la plaza sea utilizada en actividades teatrales, 40% prefiere las actividades musicales y 40% la tauromaquia. El estudio señala que el 54% de los ciudadanos está de acuerdo con que se suspendan las corridas de toros. Otro dato importante que arroja el estudio es que el 64% de los ciudadanos tiene una visión negativa del espacio aledaño a la plaza. Por esta razón, el Instituto de Desarrollo Urbano adelantará obras de adecuación. Si todo sale como está planeado, Bogotá tendrá una nueva plaza antes de 2018.

Temas relacionados