El Polo pierde, la administración también

Con la eventual salida de Orlando Santiesteban del Cabildo, se caerían los cálculos políticos del gobierno de Gustavo Petro para sacar adelante proyectos como el cupo de endeudamiento y la reforma a la valorización.

Concejal  del Polo, Orlando Santiesteban.   / Archivo
Concejal del Polo, Orlando Santiesteban. / Archivo

La noticia se conoció el pasado martes: el Tribunal Administrativo de Cundinamarca encontró que hubo un total de 2.450 votos que “no fueron contabilizados a Cambio Radical como parte del escrutinio definitivo para la elección” del Concejo distrital de 2011. También que, sumando los sufragios que no se contaron, ese partido alcanzaría un total de 273.585 electores, una cantidad que le permitiría acceder a “otra curul en el Concejo de Bogotá”. En consecuencia, el Polo Democrático perdería la silla de Orlando Santiesteban.

“Cambio sí alcanzaría la curul que yo tengo. Lo extraño de ese fallo es ¿de donde aparecieron esos votos y por qué antes de la declaratoria esos votos no fueron contabilizados? ¿No se puede confiar en las elecciones después de todos los procesos que efectúa la Registraduría?”, pregunta el concejal afectado por la decisión que le daría su espacio en el cabildo a Jaime Barros.

“Es muy extraño que se ordenen los conteos de Cambio Radical únicamente. Deberían revisar los votos de todos los partidos, o por lo menos del Polo, pues puede que también tengamos votantes sin contabilizar”, añadió Santiesteban. El cabildante afirma que todavía no se puede proceder al conteo de votos que ordenó el Tribunal, pues presentará una apelación, para la cual tiene plazo hasta el próximo 17 de mayo. Concejales del Polo y de Cambio Radical le confirmaron a este diario que nunca fueron notificados, tampoco sus partidos, de que el proceso se encontraba en curso.

Aunque la sentencia afecta al Polo, también se lleva consigo el futuro de por lo menos dos de los grandes proyectos de acuerdo que la administración necesita que sean aprobados: la derogación de la valorización y la aprobación del cupo de endeudamiento. Ese partido, que aunque ha mantenido confrontaciones públicas con el alcalde Gustavo Petro lo ha apoyado en la mayoría de sus iniciativas, es decisivo en la Comisión de Hacienda, donde los dos proyectos se discuten.

“Quedaríamos con tres puestos en la Comisión de Hacienda. A la coalición (opositora), que está muy marcada, claro que nos daría una ventaja. Ahora, la posición mayoritaria de la Comisión será mantener algunos cobros de valorización y no entregarle al alcalde un cheque en blanco. Las finanzas de la ciudad no las vamos a entregar a la improvisación, a la falta de proyectos con sustentos válidos ni a las pretensiones políticas de Petro”, dijo Roberto Hinestrosa, de Cambio Radical y vicepresidente de la Comisión de Hacienda.

“Para la administración es otro leño al fuego. Se van a convertir en bancada mayoritaria y aunque perderían algunos cargos directivos en las comisiones, nos reducen, a los no coalicionados, los espacios democráticos de deliberación y se impondrá la política del ‘no rotundo a todo’ liderada por ese partido”, dice Diego García, concejal por Progresistas, el movimiento del alcalde.

En medio de esta coyuntura, no se ha hecho oír la solidaridad de los concejales del Polo, ni de las directivas del partido. Tal vez algo tenga que ver que el pasado 19 de abril el Comité Ejecutivo Distrital de esa colectividad le haya pedido a su Comisión de Ética que evalúe las actuaciones de Santiesteban. Presuntamente el concejal estaría muy cerca de vincularse al Centro Democrático, el naciente movimiento alrededor del expresidente Álvaro Uribe que promulga ideas diametralmente opuestas a las del Polo.

[email protected]

@CamiloSeguraA