Tendrían restricciones los jueves

Las condiciones para volver a los colegios en Bogotá

Noticias destacadas de Bogotá

Dentro del plan hacia la nueva normalidad se incluyó el regreso a las clases presenciales en las que no podrá haber más del 20 % de los estudiantes. Asociación Distrital de Educadores se niega a volver a los centros educativos este año.

Con nuevas condiciones, la alcaldesa Claudia López anunció la reapertura de colegios y universidades con un aforo del 35%, siempre y cuando se llegue a un acuerdo con las instituciones, padres y maestros. Aunque la mandataria lo presentó como una de las propuestas para compensar “el sacrificio de los niños y jóvenes que tuvieron que renunciar a los parques, colegios y la ciudad”, hay diversas posiciones al respecto.

Lea: Fin de la cuarentena estricta en Bogotá: así será la reactivación y nueva realidad

El pronunciamiento fue claro. Se permitirá que en colegios y universidades haya un aforo del 35 %, todos los días a excepción del jueves, mientras que en los salones de clase solo podrán tener al 20 % de los estudiantes. Así mismo, se deben garantizar todos los protocolos de seguridad como el uso del tapabocas y el distanciamiento, pero por encima de todo debe haber un común acuerdo entre los profesores, los padres y los niños.

Si bien, agremiaciones como Ascun (Asociación Colombiana de Universidades) han entregado protocolos para garantizar la seguridad del retorno, han destacado que al final deberá decidir qué hacer. “Somos respetuosos del derecho que asiste a las familias para tomar la decisión. Queremos ser prudentes con nuestros colaboradores y profesores. Tenemos todo listo, pero queremos tomar las medidas con precaución, con cautela y con responsabilidad”, dijo a Canal Capital Raúl Pinzón, director Académico Nacional de la red Aspaen (red de colegios y preescolares).

Lea: El ABC de la nueva normalidad en Bogotá

Por el otro lado, los profesores de la Asociación Distrital de Educadores se han opuesto al plan de la alcaldesa y aseguran que no es conveniente exponer ni a los niños ni los maestros al contagio, por lo que hicieron un llamado a no aceptar las clases presenciales. “Nos oponemos porque va en contravía de de la vida de los estudiantes. Hicimos un encuentro con más de 1.500 padres y todos nos dijeron que prefieren que sus hijos pierdan el año. Lo que le decimos al Distrito es que se tiene que concentrar en mejorar las condiciones de los profesores en vez de instalar lavamanos portátiles”, dijo William agudelo, director de la ADE.

Además, insistió en que no es por llevar la contraria pues asegura que está demostrado que las clases virtuales no son igual de efectivas que las presenciales, así como la mayoría de sus asociados son mayores de 40. “No hay forma de garantizar un distanciamiento en un patio, ni en los salones de clase que hay hasta 32 estudiantes. Plantean bajar el número de niños en el salón, pero no hablan de cuántos maestros van a contratar en el sector público para lograr eso. El Ministerio sacó un documento guía para Dinamarca, no para Cundinamarca, por lo que no regresaremos hasta que no tengamos la suficiente seguridad”, argumentó Agudelo.

La preocupación del Distrito en la educación está puesta en recuperar lo más pronto posible el tiempo perdido, pues la emergencia no solo profundizó las problemáticas en la calidad sino también las que están relacionadas con el acceso a la tecnología y por consiguiente a las clases virtuales.

Por lo pronto, se espera que este miércoles 26 de agosto la Secretaría de Educación defina los lineamientos que deberán cumplir las instituciones que acuerden volver a clases, en las que muy probablemente se tendrán en cuenta las condiciones que había determinado el Distrito meses atrás (disminución de la curva epidemiológica y el control de los brotes en la zona donde se encuentra el centro educativo).

Asimismo, con base en ello, vendrá la implementación y por consiguiente, con base en ello, determinar qué tan pronto podrán los colegios y universidades volver a abrir en su totalidad.

Comparte en redes: