Eln les paga a jóvenes para poner petardos

Se habla de una alianza entre el Eln y delincuencia común para causar miedo en Bogotá. Por ahora sólo se ha registrado un policía herido. Ofrecen recompensa para dar con los responsables.

En el puente de la carrera 30 con calle 26 activaron un petardo que ocasionó leves daños a la estructura. / Andrés Torres

Las detonaciones de petardos panfletarios del Eln en Bogotá, registradas en los últimos meses, se han convertido en un tema que empieza a preocupar al alto gobierno. Si bien hasta el momento el balance ha sido solo de daños materiales y tres policías heridos, la angustia en la Casa de Nariño tiene su justificación por cómo vienen afectando la imagen del país en materia de seguridad, justo en un momento coyuntural de los diálogos de paz.

En el caso concreto de Bogotá, la preocupación obedece al resurgimiento de las alianzas del Eln con la delincuencia común, al igual que la reactivación de sus infiltrados en algunas universidades de la capital. Este resurgimiento lo vienen confirmando con la serie de explosiones, las cuales tienen a gran parte de los capitalinos exigiendo más resultados en seguridad.

Fuentes de inteligencia de la Policía Metropolitana de Bogotá revelaron que el grupo guerrillero retomó su actividad en Bogotá, inicialmente por Ciudad Bolívar, donde han hecho alianzas con delincuentes comunes, pagándoles a jóvenes inexpertos para dejar y detonar los explosivos.

Aunque por ahora para dejar los petardos han elegido horas y sitios con poca movilización de personas, la preocupación es que, por tratarse de personas inexpertas, dejen estos artefactos en sitios con mayor afluencia de gente. “Se trata de muchachos de ciudad, a los que se les paga por cometer los atentados, o algunos que sienten cierta simpatía ideológica con el grupo guerrillero”, dijo la fuente.

Frente a este panorama, el general Humberto Guatibonza, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, señaló que las alianzas entre el Eln y la delincuencia común no son nuevas. Y recordó que en el pasado ya lo han hecho para secuestrar personas o extorsionar. Sin embargo, aclaró que lo que viene ocurriendo en Bogotá parece ser algo diferente.

“Lo que hemos encontrado en las investigaciones por las recientes detonaciones es que se están usando otro tipo de personas para cometer los ataques. Los explosivos son hechos manualmente, con elementos que se pueden conseguir en el mercado. No son explosivos militares, sino artesanales, de baja potencia y mucho ruido”.

“Se les nota la inexperiencia a los que han puesto estos artefactos. Incluso, puede ocurrir que ellos mismos resulten heridos a la hora de manipularlos. Ya hemos avanzado en la investigación y tenemos claro que hay una conexión entre las detonaciones y el modus operandi. Tenemos algunos videos en los que se ve que los responsables son jóvenes, que a la hora de dejar los petardos estaban nerviosos”.

Para el general Guatibonza, el objetivo de esta serie de ataques es atraer la atención de los medios de comunicación. “Vemos que son explosivos que generan daños menores en bienes, aunque hacen mucho ruido. Lo único que quieren es que los medios lleguen al sitio, para dejar un comunicado o una bandera del Eln. Lo que buscan es hacer propaganda, causando terror y desasosiego entre la comunidad, pero afortunadamente no hay víctimas fatales”.

Señaló que la Policía ya ofreció una recompensa de $20 millones, para que la comunidad ayude a dar con el paradero de los responsables de los actos terroristas. “Tenemos que afinar en este tema, para garantizar la tranquilidad de los capitalinos. Para ello, vamos a tener más presencia de uniformados en las zonas que pueden ser susceptibles a nuevos atentados”, concluyó el comandante de la Policía.