Emergencia de salud, a la espera de Petro

La Secretaría de Salud no pudo oficializar su propuesta de declaración de emergencia de salud en el distrito.

De manera que la propuesta quedó a la espera de la llegada del alcalde Gustavo Petro, quien vuelve mañana de Estados Unidos y tiene la última palabra para declararla o no. De ser aceptada, sería una solución que podría otorgar facultades extraordinarias al alcalde para redistribuir los recursos con el fin de salvar de la quiebra a 11 de los 22 hospitales de la red pública del Distrito.

La preocupación de la Secretaría de Salud se centra en la situación financiera por la que atraviesan los hospitales públicos de la ciudad (las Empresas promotoras de salud les adeudan más de $600.000 millones), crisis que ha llevado a desbordar la capacidad de atención y la disponibilidad de servicios para los pacientes. Colapso en la operación que, según Guillermo Alfonso Jaramillo, secretario de Salud, empeorará por la Unificación del Plan Obligatorio de Salud (POS), ya que se tendrá que atender a un mayor número de población y porque los hospitales del Distrito dejarían de facturara cerca de $7.000 millones.

Jaramillo explica la conveniencia de declarar la emergencia de salud en el Distrito. “La emergencia nos da una posibilidad muy grande de reestructurar nuevamente el presupuesto y buscar recursos para lograr impactar sobre los hospitales desde el punto de vista financiero y fiscal y sacarlos adelante con el fin de que no vayan a colapsar en un momento tan crítico como el actual. A pesar de que ya se obtuvieron $38 mil millones de ayudas para los hospitales, no es suficiente para solventar el déficit de las entidades de salud, que supera los 600 mil millones de pesos en la red pública de Bogotá”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿Qué pasó con el hardcore en Bogotá?

Agilizar la calle 13, problema de peso