Empresas privadas quieren pista para vías

Empresas del sector de infraestructura presentaron 21 proyectos centrados en descongestionar el acceso vial a Bogotá. Candidatos se mostraron dispuestos a aplicar esquema de Alianzas Público Privadas.

Los candidatos a la Alcaldía (de izquierda a derecha) Francisco Santos, Enrique Peñalosa, Rafael Pardo, Clara López y Carlos Vicente de Roux. / Luis Ángel - El Espectador
Si el próximo alcalde ejecuta los proyectos viales que la empresa privada ha diseñado para Bogotá, “tendrá la oportunidad de transformar la ciudad”. El vicepresidente Germán Vargas Lleras sintetizó así la importancia que percibe en las 21 iniciativas presentadas ayer por los representantes de diversas compañías a cinco candidatos a la Alcaldía y que son obras en los accesos a la capital por los cuatro puntos cardinales.
 
El evento lo organizó la Fundación Buen Gobierno, que dirige Martín Santos, hijo del presidente Juan Manuel Santos. Entre los proyectos expuestos están la ampliación de la entrada por el norte, incluyendo ciclorrutas; la construcción de una autopista urbana por la calle 80 y de un nuevo portal de Transmilenio en ese corredor; la intervención de 153 kilómetros de vías en el oriente de la ciudad; la construcción de la ALO desde el sur hasta la 80 (queda faltando el sector norte); nuevos accesos del occidente por la calle 63 y la avenida de las Américas; la troncal de Transmilenio por la Boyacá, con 33 estaciones, y mejorar la conexión Bogotá-La Calera, entre otros.
 
La buena acogida fue generalizada (ver recuadros) y quedó claro que desde la derecha de Francisco Santos hasta la izquierda de Clara López asumen como una necesidad que las grandes obras de infraestructura sean financiadas por el sector privado con asociaciones público-privadas (APP). El punto principal de Vargas Lleras y de Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), es que “al Distrito no le tocará sacar recursos”, pues así lo proponen la mayoría de empresas y, además, en caso de que el concurso público sea necesario, la Nación está dispuesta a meterse de lleno si las autoridades locales dan su venia.
 
Aunque no hubo mayores objeciones, vale recordar la advertencia que hizo en este diario Juan Pablo Bocarejo, Ph.D. en transporte, a propósito de los proyectos de APP que se contemplan para la ciudad. En su concepto, el análisis debe ser riguroso porque “es posible que proyectos interesantes tengan debilidades en su financiación para el privado (…) Si la gestión de los gobiernos nacionales y locales empieza a depender de las APP, podemos estar ad portas de una explosión demográfica de elefantes blancos”. Además le “preocupan los impactos sociales, urbanísticos y ambientales de algunos proyectos”.

Enrique Peñalosa, (Por firmas):

Habrá pequeños  detalles para ajustar, pero mi compromiso es sacar adelante estos proyectos y complementar con parques regionales a una, dos, tres horas de Bogotá para que la gente pueda salir a acampar y hacer picnic. La ALO es fundamental. Hay que ser cuidadosos en que valoricen sus alrededores. También hay que hacer autopistas urbanas, pero como se embotellan hay que invertir en transporte masivo. Para la ejecución necesitamos una entidad encargada de las APP. El sector privado es necesario.
 
Francisco Santos, (Centro Democrático):
Son proyectos desagregados. Puede que no le cuesta nada a la ciudad, pero a los ciudadanos sí, entonces necesitamos corredores integrales. El proyecto más importante de Bogotá es la ALO, con cinco carriles, Transmilenio y peajes a la entrada y la salida. Para concretar estos proyectos no se puede improvisar, sino retomar lo ya estudiado y hacerlo.
 
Carlos Vicente de Roux, (Alianza Verde):
La mayoría de proyectos son pertinentes, aunque algunos son redundantes. Excelente pensar en los accesos, pero hay que complementar con desarrollo de malla vial interna. Y ojo con que terminemos construyendo un conjunto de vías que generen una ocupación inadecuada de la sabana. Hay que ligar las propuestas a una ocupación adecuada del territorio. Para ejecutarlas se requiere una reingeniería en el IDU, superar problemas de compra de predios y un estatuto de endeudamiento diferente al de municipios pequeños.
 
Clara López, (Polo Democrático):
El instrumento de las APP se tendrá que utilizar en mi alcaldía, pero tanta propuesta individual, tan descoordinada una de otra, requiere no solo de institucionalidad nacional sino de concepción de desarrollo regional. Para ejecutarlos se requiere voluntad política, institucionalidad y capacidad gerencial. Pienso en la necesidad de poner en marcha la región de planificación. Es extraordinaria la APP sobre la Boyacá. También hay que pensar en el mantenimiento vial de  la ciudad, que tiene un retraso enorme.
 
Rafael Pardo, (Partido Liberal):
Apoyo estas iniciativas, pero en Bogotá hay que comenzar a estudiar nuevas alternativas que descongestionen el tráfico dentro. El modelo de APP me parece fundamental y la gran infraestructura hay que hacerla por esta vía, no solo para carreteras sino parqueaderos, hospitales, etc. Necesitamos autopistas urbanas que se financien con peajes. Para ejecutar, Bogotá necesita una persona que responda al alcalde para coordinar las APP. Además, no puede tener los mismos parámetros de endeudamiento que municipios pequeños.