Claudia López, impopular entre los comerciantes

En Bogotá, el 31% de los comercios formales ha cerrado definitivamente: Fenalco

Noticias destacadas de Bogotá

La más reciente encuesta de la federación revela que ,para una cuarta parte de los comerciantes, las ventas han caído entre un 80 % y 100 %. La esperanza de este sector está puesta en el levantamiento de las cuarentenas, pues así se lograría “una verdadera reactivación económica”. 

La situación de los comerciantes en la capital es calificada por Fenalco como “crítica”. Este sector de la economía no deja de reportar cierres de establecimientos producto del impacto que ha generado el COVID-19, ya que en abril la encuesta desarrollada por esta federación daba cuenta de que el 24 % de estos negocios había cerrado, en junio creció al 28 % y, en agosto, escaló al 31 %.

Lo anterior se traduce en unos 58.000 comercios que han perdido el pulso contra las medidas adoptadas por cuenta de la pandemia. Y es que si bien la administración de Claudia López, desde un principio, adoptó las cuarentenas para quitarle velocidad a la propagación del virus y, así, preparar mejor a la ciudad para atender a quienes presenten sintomatologías graves (lo cual ha permitido que la ocupación de las UCI no haya llegado al 100 %. Hoy se encuentra en el 77,6 %), esta gestión ha sido rechazada por el 80 % del gremio, el cual la califica entre regular y mala. 

Ese descontento se ha materializado, en los últimos días, en manifestaciones de comerciantes que dicen no aguantar más la situación y que salen a las calles para pedir al gobierno que los deje trabajar, pues, con cada día que pasa, crece la amenaza del cierre definitivo. “Los empresarios, pequeños, medianos y grandes, lo único que quieren es trabajar para continuar honrando sus obligaciones con el Estado, pero si las alternativas que ofrece el Gobierno para la reactivación es incrementar los impuestos y ayudar con más incentivos al sector informal, pues no podemos hablar de reactivación, porque la inmensa mayoría iría a la quiebra”, manifestó Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá Cundinamarca

Otro aspecto que preocupa a la federación es la disminución en las ventas. El 48 % de los consultados aseguró que, en sus establecimientos, estas cayeron en más del 50 %, para el 31% fue entre el 30 % y el 50 %, mientras que solo el 6 % dijo no experimentar una caída, en parte, porque comercializan productos de primera necesidad y siempre han estado abiertos. Para el 25 % las pérdidas han sido entre el 80 % y el 100%.

“Las empresas que aún siguen a flote han implementado las siguientes medidas: trabajo en casa (44%), vacaciones (14%), terminación de contratos (9%), licencias no remuneradas (8%), suspensión de contratos (7%). El 54% ha obtenido un crédito bancario para su empresa”, detalló Fenalco, al agregar que su estudio arrojó que 60 de cada 100 establecimientos comerciales en Bogotá, han recibido permiso para operar. Es por lo anterior que el comercio electrónico se ha convertido en una alternativa para vender, razón por la cual el 84 % ha recurrido “a este mecanismo de supervivencia”. 

“A la pregunta: ¿Cuántas personas de su vínculo empresarial se han contagiado por COVID19? El 54% respondió NINGUNA, 25% dijo que ente 1 y 3 personas, 14% entre 4 y 5 personas con diagnóstico de la enfermedad, y 7% más de 5 personas”, precisó la federación. 

Todas estas preocupaciones parecen tener una próxima solución, y es la decisión del Distrito por desarrollar la última jornada de cuarentena, la cual finalizaría entre el jueves y domingo de esta semana (actualmente eso está en evaluación), con lo que Bogotá entraría de lleno a la denominada “nueva normalidad”. No obstante, el virus seguirá latente y con él la prevención de las personas a salir a las calles. También hay que tener en cuenta que el consumo de los hogares colombianos se ha visto impactado y que la tasa de desemplo sigue creciendo, por lo que la normalidad en las ventas y la creación de los negocios que cerraron todavía tardaría un tiempo.

“Tenemos que aprender a convivir con el COVID-19, no podemos permanecer cerrados. Esto es una catástrofe, tenemos que rescatar ese tejido empresarial que todavía tenemos. Tenemos que, con mucha disciplina, aprender a convivir, trabajar, a salir cuando sea necesario respetando todas las medidas de bioseguridad. Esto es una realidad que nos va a acompañar durante un tiempo largo. Es nuestra responsabilidad aprender a manejar esa situación y le pedimos a la administración que podamos trabajar de forma conjunta, buscando soluciones y que el comercio pueda estar, que la economía realmente se reactive, pero para eso se requiere que los establecimientos comerciales puedan abrir sus puertas, puedan trabajar, siempre respetando los protocolos”, concluyó Orrego.  

Comparte en redes: