En Bogotá, el 5G cumple los requisitos para no afectar la salud

Noticias destacadas de Bogotá

Empresas de telecomunicaciones avanzan en las pruebas de esta tecnología para su eventual despliegue en 2022 o 2023. Una de esas tiene que ver con los niveles de exposición de las personas a los campos electromagnéticos.

Existe un consenso entre los operadores de telecomunicaciones, y es que aún es prematuro hablar de un despliegue comercial de 5G en las principales ciudades de Colombia (aunque DirecTV asegura prestar ya este servicio en las localidades de Kennedy y Engativá). Para TIGO, por ejemplo, antes de soñar con esta red, es importante avanzar en la penetración de 4G, ya que esta en Colombia apenas consolida un 43 %, mientras que en países como Chile y Brasil alcanza un 91 % y 73 %, respectivamente. “La base de 5G es, sí o sí, el verdadero despliegue de 4G”, recalca.

Lo anterior no significa que estas compañías estén despreocupadas por allanar el terreno y avanzar en el futuro despliegue comercial de 5G, de hecho, desde hace meses vienen avanzando en pruebas con esta tecnología gracias a los permisos que les ha otorgado el Ministerio de las TIC para utilizar parte del espectro electromagnético del país, en calidad de préstamo, hasta por seis meses.

En estas pruebas han analizado el comportamiento que tiene el 5G en los dispositivos. Parte de los hallazgos han sido registrar velocidades de bajada de 1,4 GB (como ha sido el caso de Movistar), además de la interacción con equipos que integran tecnologías IoT (Internet de las Cosas, por sus siglas en inglés), los cuales ayudarán a levantar ciudades inteligentes (como lo ha anunciado la ETB en Bogotá).

Pero una de las pruebas que más ha llamado la atención es la de las implicaciones que tendría esta nueva tecnología en la salud de las personas. Esta la ha hecho Movistar con la Agencia Nacional del Espectro. En entrevista con El Espectador, la directora de relaciones institucionales de esta empresa, Natalia Guerra, dijo que en la Secretaría Distrital de Salud tienen instalada una antena de 5G, dotada con una cámara térmica, con la que se han analizado a más de 300.000 personas.

“Con la Agencia Nacional del Espectro hemos hecho pruebas para determinar la distancia segura del 5G. En estas se han revisado los niveles de exposición de las personas a los campos electromagnéticos, para que la agencia pueda reglamentar las condiciones de despliegue de esa radio 5G. Lo que nos han dicho es que las mediciones están dentro de los parámetros de conformidad. Los resultados son muy normales y muy por debajo de los límites, así que el 5G ha cumplido con todos los requisitos para no tener un impacto en la salud de las personas”, dijo Guerra.

Este dato es importante, pues en redes sociales ha circulado información de personas que aseguran que las antenas de 5G pueden generar cáncer. Incluso en un momento la Organización Mundial de la Salud (OMS) tuvo que salir a desmentir que este tipo de infraestructuras sean las responsables de la propagación del COVID-19. “Los virus no se desplazan por las ondas electromagnéticas ni las redes de telefonía móvil. La COVID-19 se está propagando en numerosos países en los que no existe una red 5G”, comunicó.

En otras comunicaciones la OMS también ha dicho que, hasta la fecha y después de muchas investigaciones no se ha encontrado un efecto adverso para la salud por la exposición a tecnologías inalámbricas. Sin embargo, agrega que “se han llevado a cabo pocos estudios en las frecuencias para ser utilizadas por 5G”. A pesar de esto, en el mundo se han registrado casos de quemas de este tipo de antenas por parte de gente temerosa de esta nueva tecnología.

“Que cause cáncer es un mito, además la forma como se diseñan las redes es como una linterna que apunta a un punto determinado y pues esto hace que haya menos radiación. La agencia nacional del espectro tiene un sistema de mediciones a nivel nacional para todas las tecnologías y en todas ha salido que estamos dentro de los límites y que no hay afectación. Lo que se ha dicho del impacto de la tecnología es un mito”, añade Guerra.

Expertos en esta materia aseguran que el espectro electromagnético en el que funciona el 5G no tiene un impacto significativo para la salud, porque no alcanza a ser ionizante, como sí lo son los rayos solares con luz ultravioleta, los rayos X y las emisiones radioactivas.

Volviendo con el avance del 5G en Bogotá, Claro tiene su centro de análisis de 5G en Plaza Claro. Allí analiza el comportamiento de esta tecnología en dispositivos móviles, dispositivos para el hogar y redes privadas para usos industriales. Si logran conseguir que se les amplíe el plazo de las pruebas, estarían terminándolas en julio del año entrante. Posteriormente el Ministerio de las TIC abrirá un proceso de licitación del espectro, que se calcula puede ser a finales de 2020 o principios de 2021, y es allí cuando comenzaría el despliegue, arrancando por las principales ciudades para luego ir abarcando otros lugares del país.

“No sabemos aún cómo será el plan de despliegue, pero en despliegues pasados siempre lo hemos hecho en lugares con mayor densidad poblacional, en donde pueda haber mayor capacidades de red, donde pueda haber los distintos factores que se necesitan para ir montando y con base en eso se va priorizando”, dijo José Luis Gómez, director de innovación de Claro, en su entrevista con este medio.

De esta manera, desde la capital del país, Colombia se está preparando para, dentro de unos años, dar un nuevo salto en materia de telecomunicaciones, uno del que se anticipa, permitirá avances en materia de ciudades inteligentes y telemedicina, entre otras áreas.

Comparte en redes: