“En dos o tres días se normalizará recolección de basuras”: Peñalosa

El alcalde de la ciudad, al insistir que el origen de la crisis es un saboteo con fines políticos, aseguró que la situación en Engativá se habría podido superar entre hoy y mañana si no se hubieran presentado desmanes.

Cristian Garavito - El Espectador

Este miércoles se cumplen ocho días de la crisis de basuras que padecen 12 localidades de Bogotá. Las dificultades en la recolección escalaron a su punto más alto en la noche del martes, cuando vecinos en Engativá –en reclamo por las demoras– se tomaron las calles y protagonizaron alteraciones del orden público. En medio de la manifestación, un grupo vándalos quemó un bus del SITP. Ante estos hechos y en respuesta a las críticas de la ciudadanía, el alcalde Enrique Peñalosa manifestó este miércoles que la situación se normalizará “en dos o tres días”.

(Lea: Crisis de basuras: en Engativá quemaron bus del SITP durante protestas)

El mandatario, quien insistió en que el origen de la crisis es un saboteo con fines políticos, aseguró que la situación se habría podido superar entre hoy y el jueves si no se hubieran presentado los desmanes que marcaron la noche de este martes, cuando los residentes en Engativá se quejaron por los malos olores y la proliferación de roedores en el sector por cuenta de la crisis de basuras.

“Anoche se presentó un muy sospechoso sabotaje, supuestamente de vecinos, que rompían las bolsas, no dejaban recoger las basuras. Bloquearon las vías por donde iban las volquetas para recogerlas. Muy raro que unos vecinos no quieran que les recojan las basuras”, manifestó el mandatario en diálogo con Blu Radio. (Lea: “Nos pusieron contra la basura”: Distrito)

Peñalosa reiteró también que la crisis de basuras fue causada por el esquema que implementó el exalcalde Gustavo Petro, del cual dijo: “Botó a la caneca más de $300.000 millones”. “La primera gran mentira que hay es que nosotros hubiéramos podido dejar que Aguas de Bogotá continuara funcionando. Eso es una mentira. Bajo la amenaza de sanciones gravísimas teníamos que hacer la licitación como lo ordena la ley”, agregó.

Previamente, a través de su cuenta en Twitter, el mandatario indicó que, por ley, se debe realizar una licitación de aseo cada ocho años, por lo que “siempre se quedarán sin empleo los trabajadores de operadores que no ganen la siguiente licitación. Es lo que ordena la Ley”, en referencia a la protesta de un grupo de trabajadores de Aguas de Bogotá que se quedarán sin empleo en los próximos días.  (Galería: así se vive crisis sanitaria en Bogotá)

Lo anterior, dado que la empresa quedó por fuera de la licitación de aseo, por falta de una póliza, y ya no prestará más el servicio de recolección de basuras. Como la empresa es pública, al ser filiar de la empresa de Acueducto, la situación obliga al Distrito a prescindir de los servicios de casi todo el personal.

“Pedí favor a nuevos contratistas de aseo de recibir trabajadores de Aguas de Bogotá. Contrataron más de 1200. Pero muchos no quisieron enviar hoja de vida y perdieron oportunidad”, indicó el mandatario.

En referencia al exalcalde Gustavo Petro, Peñalosa manifestó que el ahora precandidato presidencial quiere sacar provecho de los desaciertos en su administración y destacó su interés en la actual crisis de basura. “El juego de él es que cree que a medida que nuestra administración sale mal, su administración se ve bien”, aseguró.

Interrogado por Blu Radio, sobre si se considera el jefe de campaña de Petro, como el mismo exalcalde lo ha dicho, Peñalosa respondió: “El mismo Petro ha dicho que él crecía en las encuestas porque a mí me iba mal. (…) Él dijo que no estaba nada para crecer, que él solo crecía porque mi administración era muy mala. Espero que no porque sería muy triste para Colombia. Sería una responsabilidad histórica realmente desastrosa”.

La emergencia sanitaria y ambiental que enfrenta Bogotá llevó al Concejo Distrital a citar a un debate de control político a la administración, para que responda y explique los orígenes de la crisis, las medidas adoptadas para hacerle frente y detalle quién o quiénes son los responsables de las demoras en la recolección. Así lo anunció este martes el recién posesionado presidente de la corporación, Daniel Palacios (Centro Democrático), quien aseguró que los citados serán el secretario de Hábitat, Guillermo Herrera; la directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), Beatriz Elena Cárdenas; y el gerente de Aguas de Bogotá, Juan Manuel García.

“El Concejo de Bogotá no puede ser ajeno a lo que se está presentado.Por eso, hemos hablado con las diferentes bancadas para que la próxima semana, de manera urgente, se cite a un debate de control político, para que la administración explique qué está haciendo para enfrentar la crisis, por qué se originó y quiénes son los responsables”, manifestó Palacios.

Así, el Concejo se une a la Procuraduría General de la Nación que, ante las dificultades que viven 12 localidades de la ciudad, le pidió a la administración un informe para conocer de primera mano las acciones que ha adoptado para evitar “que la ciudad se vea inmersa en una problemática social, ambiental y económica, por la situación presentada con los trabajadores de la empresa Aguas de Bogotá”.

(Lea: Procuraduría pide cuentas a la alcaldía de Bogotá por crisis de las basuras)

La petición se da luego de notar el impacto que ha causado la protesta de los empleados de Aguas de Bogotá, quienes en medio de las manifestaciones que comenzaron el pasado miércoles, dañaron varios camiones recolectores, con lo que impidieron que se usaran los vehículos para prestar el servicio con normalidad. Y como Bogotá produce 6.000 toneladas de basura al día y de estas Aguas recogía 3.000, el efecto de la protesta se notó de inmediato. Los residuos se empezaron a acumular en algunas zonas, como ocurrió durante la crisis de las basuras de diciembre de 2012, cuando la pasada administración también cambió el esquema de aseo.

La protesta, de la cual se deriva la nueva crisis de las basuras en Bogotá, obedece a que 3.200 trabajadores se quedarán sin empleo en los próximos días, luego de que Aguas de Bogotá se quedó por fuera de la licitación de aseo, por falta de una póliza, y ya no prestará más el servicio de recolección de basuras. Como la empresa es pública, al ser filiar de la empresa de Acueducto, la situación obliga al Distrito a prescindir de los servicios de casi todo el personal.

(Lea: Basuras: se vienen 12 días difíciles)

Las notificaciones de despido las empezaron a enviar desde la semana pasada, lo que llevó a que los trabajadores se declararon en asamblea permanente y dejaron de prestar el servicio. A pesar de que se han intentado adelantar diálogos entre las partes, hasta la fecha han sido infructuosos. Por esta razón, la Procuraduría hizo un llamado al Distrito y a los trabajadores para que “se sienten de manera urgente en una mesa de trabajo y definan una solución que respete el derecho al trabajo, la dignidad humana, la estabilidad reforzada y todas las medidas que impliquen el bienestar de los trabajadores cesantes”, dice el oficio.

El Distrito ha explicado en varias oportunidades que la situación la llevó a declarar la emergencia sanitaria y ambiental, a raíz del cual se desplegó un plan de contingencia, que consistió en pedir apoyo de la empresa privada. Pero el plan no alcanzó para normalizar el servicio. Según la Alcaldía, para cubrir las zonas de Aguas de Bogotá se necesitan mínimo 95 camiones y el sábado apenas tenían 50. Se espera que esta semana se normalice el servicio, aunque las autoridades han dicho que serán dos semanas difíciles, mientras llegan las nuevas empresas recolectoras.

 

**

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook: