Trabajan Acueducto y la UMV

Cráter de la avenida Boyacá: ¿qué ocurrió y cuánto tardará su reparación?

La ruptura de una tubería del alcantarillado, por la que se fue todo el material que soportaba la calzada, generó el incidente. Distrito dice que arreglará la vía en cinco días.

Cristian Garavito

La vía literalmente se abrió y se tragó un vehículo. La escena ocurrió en la madrugada del martes, en la avenida Boyacá con calle 40 sur, por el sector de La Sevillana. Lo que era un pequeño desnivel se volvió un cráter de al menos cuatro metros de ancho y dos de profundidad. Por fortuna, el conductor resultó ileso. Sin embargo, su auto quedó en el hueco: “Me movilizaba a casi 60 km/h, pero al pasar la calle, me frenó el hueco”, narró David Guevara a Noticias Caracol. (LEA:Colosal hueco en Bogotá se ‘tragó’ un carro y casi provoca una tragedia)

Lo que para el conductor fue una sorpresa, para los vecinos no. Ellos ya habían notado el desnivel en la vía e, incluso, habían instalado cintas señalizadores, para alertar a los conductores. Al final, ocurrió lo que pronosticaron. La sorpresa fue ver la dimensión del hueco.

Pero ¿cómo se formó el cráter de la avenida Boyacá? Según la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV) y la Empresa de Acueducto de Bogotá, el hueco se abrió por “socavación de material granular, causada por filtración de agua y un daño en la tubería”. En términos simples, el alcantarillado, que está a 10 metros de profundidad, se rompió. Con el tiempo, la grava, la arena y las piedras que están entre la calzada y el alcantarillado se fueron yendo por la tubería. Esto, con el tiempo, le quitó soporte y produjo un vacío que generó el colapso de la vía.

¿Por qué no se evitó? Fabio López, gerente de Servicio al Cliente de la Empresa de Acueducto de Bogotá, indicó que la compañía monitorea permanentemente las redes pero, teniendo en cuenta la profundidad del tubo, es difícil detectar fallas. “Esa es la razón por la cual con el tiempo se presentan estos casos. Aunque hacemos inspecciones con cámaras, la ciudadanía debe entender que en Bogotá hay 6.400 km de redes y en algún momento nos puede suceder esto”.

Por su parte Germán González Reyes, gerente de la Empresa de Acueducto, indicó que se debe recordar que Bogotá lleva muchos años sin hacer inversiones significativas en renovación y rehabilitación de redes. "La ciudad tiene redes que superan los 50 años y que requieren cambios. Es por esto que la actual administración invertirá en los próximos cuatro años casi $600 mil millones para modernizar las redes de la capital del país".

¿Cuándo estará la vía arreglada?

Desde el mismo momento del incidente, trabajan de manera coordinada varias entidades del Distrito como la secretaria de Movilidad, el IDU, Bomberos, la Empresa de Acueducto y la Unidad de Mantenimiento Vial, que es la responsable de este tipo de emergencias, atendiendo el protocolo establecido para este tipo de casos. Desde la madrugada de ayer, hay maquinaria en el sitio. “Se procederá a retirar todo el material que está en riesgo de caer y una vez retirado, la escena quedará en manos del Acueducto”, indicó el ingeniero Álvaro Sandoval Reyes, director de la Unidad de Mantenimiento Vial.

Por su parte, el Acueducto explicó que su trabajo consistirá en descubrir por completo la tubería e inspeccionarán el alcantarillado, para establecer la magnitud del daño. Una vez completen el diagnóstico, se cambiará el tubo y luego le devolverán la obra a la UMV, que se encargará de poner de nuevo el material granular y la carpeta asfáltica para arreglar la vía.

¿Cuánto tardarán?

Según el Acueducto, su tarea inicialmente puede tardar tres días, dependiendo de la magnitud del daño. Y a partir de ese momento, la UMV calcula que los trabajos tardarán dos días. “Nos comprometemos a trabajar las 24 horas, para reparar la vía lo antes posible. Tenemos que esperar que la Empresa de Acueducto nos dé luz verde para empezar la reconstrucción de la calzada y esperamos que en máximo dos días la tengamos lista”, dijo Sandoval.

“Sabemos que tendremos unos días de incomodidad, por los trancones. Hemos puesto la señalización necesaria, pero vamos a trabajar con celeridad para habilitar la vía lo antes posible. Por ahora, la sugerencia es buscar vías alternas”, agregó el director de la UMV.

Entretanto, la secretaría de Movilidad adelanta el plan de manejo de tráfico, de la mano con la Policía de Tránsito. Mientras se soluciona la novedad, se está desviando el flujo vehicular a la calzada lenta y contraflujo a un carril en la calzada rápida, entre la calle 43C sur y la calle 43, sentido norte-sur, para luego incorporar el flujo vehicular en su sentido habitual.

Además, se tienen dos intersecciones semafóricas intermitentes para que policía y motorizados realicen la gestión. El único desvío que se tiene es para los vehículos que transitan por la calle 43A sentido occidente-oriente que van a tomar la avenida Boyacá, estos son enviados al norte para que tomen la AK 68”.

¿Por qué hay hundimientos y grietas en las vías?

Ante la pregunta de por qué el suelo en Bogotá tiende a las ondulaciones y las grietas, Édgar Eduardo Rodríguez, presidente de la Sociedad Colombiana de Geotecnia (SCG), aseguró que es consecuencia de varios efectos. El primero es que el suelo de la capital se caracteriza por tener un origen lacustre y aluvial (lagos y ríos). La mayor parte del suelo es arcilloso, de consistencia blanda. "Eso implica que si se le cambia la humedad al suelo, este se contrae o se expande", agrega Rodríguez.

Hace unas décadas, señaló el presidente de la SCG, trajeron árboles no nativos a la ciudad. Algunas de estas especies son ávidas de aguas y cuando la absorben, le quitan humedad al suelo y generan una reducción del volumen. Como consecuencia, se producen hundimientos alrededor de los árboles, como ocurre en la avenida 19 con calle 127, por ejemplo.

Otro factor son los canales cerca de las vías. Si estos no tienen las estructuras de contención adecuadas, el terreno algunas veces se mueve lateralmente y hace que se hunda la infraestructura.

Por último están las afectaciones de las tuberías, que fue lo que ocurrió este martes y explicó el ingeniero de UMV. Para evitar episodios, Rodríguez recomienda cambiar las alcantarillas. Hay algunas que son muy antiguas y producen las fugas que generan huecos. 

Insiste en que cada trabajo vial debe tener un estudio geotécnico riguroso. “Se limita la exploración en profundidad. Usualmente se hacen con unos sondeos de dos metros de profundidad y eso es muy superficial. Por ejemplo, si usted va a hacer una vía y no se da cuenta que abajo pasaba una quebrada, pus probablemente ese terreno cederá algún día”.

 

*Si conoce de otros posibles hundimientos, envíenos la foto con la dirección exacta a Bogota@elespectador.com